ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

La vida de Custodio





La vida de Custodio.

Custodio Pérez Aranda nació en el año 1885 en La Hoya del Salobral (una pequeña pedanía de Noalejo). Él vivía en el centro de la pequeña cortijada.

Hijo de una familia de labradores, de niño destacó por su carácter reservado. En aquellos tiempos no había medios para una educación ni nada de eso, por eso Custodio careció de enseñanza. Era una persona muy prudente y tímida. Se casó con Adoración Álvarez Rosales y del matrimonio tuvo cuatro hijos.



Cueva donde oraba

Según testimonios de aquellos que lo conocieron era un hombre bueno. Le gustaba ir a orar y meditar en una pequeña cueva cercana a la ermita de la patrona, que aún hoy día se conserva y es visitada por muchos de sus fieles.

Hay unos antiguos escritos sobre la vida de Custodio que describen de forma precisa cuando Custodio adquirió la gracia; según el anónimo autor fue a los 25 años de edad, en un día de la Ascensión del Señor. Por eso Custodio dejó de pasar desapercibido y empezó a atraer a los más curiosos y al empezar a hacer curaciones se hizo más conocido y gente de todas partes lo visitaban.

Tenía varios métodos para curar a la gente: con masajes en las zonas dolidas o les bendecía soplando los pequeños paquetes de papel de fumar que muchos le llevaban y que luego ingerían haciéndolos pequeñas bolitas, o les mandaba a beber agua a una fuente de propiedades milagrosas cercana a su cortijo, y son innumerables las curaciones que se cuentan, aunque todas ellas sin recibir nada a cambio porque todo lo que hacía lo hacía desinteresadamente y rechazaba todo aquello que le ofrecieran.



La Hoya del Salobral

Custodio vivió durante la guerra civil, por lo tanto pasó una muy mala época y también llegó a estar preso en dos ocasiones, la primera fue porque los médicos de Noalejo no veían bien sus funciones de curandero y la segunda se debió a que una mujer dijo ser su hija, pero al final la verdad salió a la luz y se descubrió que todo era una farsa.

También han ido pasando de generación en generación, oralmente, muchos de los hechos de este hombre, uno de ellos es que una vez lo fue a buscar la guardia civil de Frailes y el les pidió un momento de demora para cambiarse de ropa y los invitó a entrar a su casa y ellos se sentaron a esperar. Al rato cuando Custodio bajó dispuesto a ponerse en marcha y les dijo: yo ya estoy dispuesto, cuando ustedes quieran, a lo que ellos les contestaron: cuando nosotros queramos no, cuando usted quiera. Se les paralizaron las piernas y no se podían poner en pie. Cuando pudieron levantarse se marcharon y les dijeron al sargento que ellos no iban a volver a ir nunca más a detenerlo.



Tumba de Custodio

Hay muchos mas testimonios cercanos a mi que lo conocieron y que han recibido alguna curación y bendiciones. Cuando alguien tenía problemas de salud iba a verlo, también lo visitaban personas que no creían en él y que habían hablado mal de su persona, él los recibía igualmente y los trataba como a cualquier otra persona aún sabiendo lo que habían dicho aunque solía hacerles algún comentario de lo que ellos habían dicho anteriormente, por esto todos se quedaban sorprendidos tras la visita.

Murió el 15 de agosto de 1961 en su casa. Varios días antes de su muerte mandó llamar a un cura para que lo confesara y a un médico para que certificara que estaba bien, para evitar que pensaran tras su muerte que no había sido un fallecimiento natural. Su tumba está en Noalejo, hasta ella lo trajeron a hombros desde La Hoya del Salobral a unos 15 Km., aproximadamente. Cuando llegaron a Noalejo con el a hombros bajaron hasta la plaza y estuvieron allí dando vueltas porque no querían enterrarlo hasta el anochecer. Junto a su tumba se encuentra la de uno de sus hijos, Matías. Y su tumba la comparte con su esposa y otro de sus hijos.