ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

El poder de la Palabra de Dios





El poder de la Palabra de Dios

Mi doctrina desarrolla al hombre en todas sus fases, sensibiliza y ennoblece al
corazón, despierta y profundiza a la mente y perfecciona y eleva al espíritu.
Haced de mi doctrina un profundo estudio que os permita comprender la forma
justa de practicar mis enseñanzas, con el fin de que vuestro desarrollo sea armonioso;
que no sólo deis desenvolvimiento a la mente sin preocuparos por los ideales del
espíritu que debéis alentar.
Todas las potencias de vuestro ser, pueden encontrar en mi palabra la senda
luminosa por donde podrán crecer y perfeccionarse hasta lo infinito.
Mi Doctrina es esencialmente espiritual, es luz y es fuerza que desciende y
penetra en vuestro espíritu, para hacerlo vencer en su combate contra el mal. Mi
palabra no es solamente para recreo del oído, es luz del espíritu.
¿Queréis escucharme con el espíritu para que él sea quien se sustente y aproveche
la esencia de esta enseñanza? Limpiad vuestro corazón, despejad vuestra mente y
dejad que sea vuestra conciencia la que os guíe. Veréis entonces cómo en vuestro ser
comenzará a efectuarse una transformación, no sólo espiritual, sino moral y corporal.
Aquella elevación que con el conocimiento vaya adquiriendo el espíritu, aquella
limpidez que vaya alcanzando, se reflejarán en los sentimientos del corazón y en la
salud del cuerpo.
Las pasiones se irán debilitando, los vicios comenzarán a desaparecer, el
fanatismo y la ignorancia irán cediendo su puesto a la fe verdadera y a los
conocimientos profundos en mi Ley.
Esta Doctrina, conocida por unos cuantos e ignorada por la humanidad, pronto
llegará como bálsamo sobre todos los que sufren, para impartir consuelo, encender la
fe, destruir tinieblas, infundir esperanza. Ella os eleva sobre el pecado, la miseria, el
dolor y la muerte.
No podría ser de otra manera porque soy Yo, el Divino Doctor, el Consolador
prometido, quien os la ha venido a revelar.
Cuando ya estéis espiritualizados y os encontréis con hombres que sufren y se
desesperan porque no pueden poseer lo que ambicionan en el mundo, veréis cómo su
materialidad contrasta con la elevación de mis discípulos, cuya conformidad será
grande porque sus ambiciones y anhelos serán nobles, basados en el firme
convencimiento de que en esta vida todo es pasajero.
Mis discípulos hablarán al mundo con ejemplos de espiritualidad, a través de una
vida que lucha por acercar el espíritu a la Divinidad, en vez de encadenarlo a las
falsas riquezas del mundo.
Sé que los materializados en los tiempos futuros se escandalizarán al conocer esta
Doctrina; pero su conciencia les dirá que mi palabra sólo habla de la verdad.
En la gran jornada que os espera, Yo seré vuestro Cirineo. Mi Doctrina causará
grandes revoluciones en el mundo, habrá grandes transformaciones en las costumbres
e ideas y hasta en la naturaleza habrá cambios, todo esto señalará la entrada de una
nueva era para la humanidad, y los espíritus, que en breve tiempo enviaré a la Tierra,
hablarán de estas profecías para ayudar a la restauración y elevación de este mundo,
explicarán mi palabra y analizarán los hechos.
Tiempo de resurrección es este Tercer Tiempo, los espíritus semejaban muertos y
los cuerpos sus sepulcros; pero ha llegado ante ellos el Maestro, cuya palabra de vida
les habló diciendo: "Salid, y elevaos hacia la luz, hacia la libertad".
Aquél que al abrir sus ojos a la verdad sepa elevar su vida, sus obras y sus
sentimientos en amor hacia sus hermanos, dejará de mirar a este mundo como un
desierto o valle de lágrimas y de expiación, porque comenzará a sentir el deleite de la
paz verdadera que da la serenidad.
Ese estado de elevación en esta vida, será un reflejo de la paz y de la luz perfectas
que el espíritu irá a gozar en mejores moradas, donde Yo mismo le recibiré para
brindarle un hospedaje digno de sus méritos.

Anterior, Inicio, Siguiente