ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

El Gran Libro de la Vida Verdadera





El Gran Libro de la Vida Verdadera

Mi palabra quedará escrita para todos los tiempos, con ella formaréis el libro del
Tercer Tiempo, El Tercer Testamento, el último mensaje del Padre, porque en los tres
tiempos ha tenido Dios su pluma de oro* para dejar su sabiduría a la humanidad.
Moisés fue la primera pluma de oro, de la cual el Padre se sirvió para grabar con
letras imborrables en un libro los hechos del Primer Tiempo. Moisés fue la pluma de
oro de Jehová.
Entre mis apóstoles y seguidores del Segundo Tiempo, cuatro plumas tuvo Jesús y
fueron: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Estas fueron las plumas de oro del Divino
Maestro, mas cuando llegó el tiempo de que se uniera el Primer Testamento con el
Segundo con lazos de amor, de reconocimiento y de adelanto espiritual, entonces se
formó un solo libro.
Ahora en el Tercer Tiempo, en el cual tenéis nuevamente mi palabra, también he
nombrado a las plumas de oro para que quede escrita.
Cuando el tiempo sea llegado, formaréis un solo libro, y este libro, el del Tercer
Tiempo, quedará también, cuando el tiempo sea propicio, unido al libro del Segundo
y del Primer Tiempo y entonces con las revelaciones, profecías y palabras de los Tres
Tiempos, se formará el gran Libro de la Vida, para recreo de todos los espíritus.
Entonces reconoceréis que desde la primera palabra hasta la última, se han
cumplido en verdad y en espíritu; que todas las profecías fueron la historia anticipada
que el Padre reveló a la humanidad. Porque sólo Dios puede escribir los
acontecimientos que van a ser. Cuando los profetas han hablado, no han sido ellos
sino Dios lo ha hecho por su conducto.
He dejado la preparación suficiente en mis nuevos escogidos, como la tuvieron
Moisés y los cuatro discípulos del Segundo Tiempo, para que mi palabra sea grabada
con toda limpidez, con toda claridad y verdad, porque es para las generaciones del
mañana, y si alguien quisiera agregar o borrar de ese libro, Yo os reclamaré.
Ahora, mis hijos muy amados: ¿Quién da importancia al Libro que estáis
formando? Nadie, en verdad, mas llegará el instante en que la humanidad llena de
ansiedad, de curiosidad, os pida vuestro Libro y ella entonces se desvelará,
escudriñará mi palabra y discutirá sobre ella; en esa lucha de ideas se levantarán
bandos, hombres de ciencia, teólogos y filósofos; a las naciones será llevado el
testimonio de vuestra palabra y del Libro de la Sabiduría y todos hablarán de mi
Doctrina. Ése será el principio de la nueva batalla, de la guerra de palabras, de
pensamientos, de ideas, y al final, cuando todos hayan reconocido, en verdad y en
espíritu, que el gran libro de la Vida ha quedado escrito por el Señor, se estrecharán
con fraternidad y se amarán como es mi voluntad.
¿Por qué no bastó la palabra de Jehová en el Primer Tiempo, para unificar al
mundo, ni logró hacerlo la Doctrina de Jesús en el Segundo? ¿Por qué en este tiempo
no ha bastado que desde 1866 me encuentre entregando mi palabra, para que las
naciones se amen y vivan en paz? Es menester que los tres libros formen uno solo,
para que esta palabra ilumine al Universo. Entonces la humanidad será en torno de esa
luz y la maldición de Babel quedará borrada, porque todos los hombres leerán el Gran
Libro de la Vida Verdadera, todos practicarán la misma Doctrina y se amarán como
hijos de Dios, en espíritu y en verdad.

Anterior, Inicio, Siguiente