ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

La Primera Revelación





La Primera Revelación

Éste es un día de recordación; en una fecha como ésta, consagré a mis primeros
portavoces para dar a conocer a través de ellos mis nuevos mandamientos y mis
nuevas revelaciones. El espíritu de Elías vibraba a través de Roque Rojas, para
recordaros el camino que es la Ley de Dios.
El instante fue solemne, el espíritu de los presentes se estremeció de temor y de
gozo, como se estremeció el corazón de Israel, en el Monte Sinaí, cuando fue
promulgada la Ley. Como se estremecieron los discípulos que en el Monte Tabor
contemplaron la transfiguración de Jesús, cuando Moisés y Elías aparecieron
espiritualmente a la diestra y siniestra del Maestro.
Ese primero de septiembre de 1866, fue el nacimiento de una nueva era, la aurora
de un nuevo día: El Tercer Tiempo que se abría ante la humanidad.
Desde aquel instante y sin cesar, se han estado cumpliendo muchas profecías y
muchas promesas hechas por Dios a los hombres hace miles de años. En vosotros se
han venido a cumplir, hombres y mujeres que habitáis el mundo en este tiempo.
¿Quiénes de vosotros habréis estado en la Tierra cuando fueron dichas aquellas
profecías y cuando fueron hechas aquellas promesas? Sólo Yo lo sé, mas lo
importante, es que sepáis que os lo prometí y que lo estoy cumpliendo.
¿Sabéis de aquella nube sobre la cual me vieron ascender mis discípulos la última
vez que a ellos me manifesté? Pues en verdad quedó escrito que sobre la nube vendría
nuevamente y lo he cumplido. El primero de septiembre de 1866, mi Espíritu vino
sobre la nube simbólica a prepararos para recibir la nueva lección. Después en 1884,
principié a daros mi enseñanza.
No llegué en cuanto hombre, sino espiritualmente limitado en un rayo de luz para
posarlo sobre el entendimiento humano. Ése es el medio elegido por mi voluntad para
hablaros en este tiempo y Yo tomaré en cuenta la fe que en esta palabra depositéis.
Porque no será Moisés quién os guíe a través del desierto en pos de la Tierra
Prometida, ni Cristo hecho hombre el que os haga oír su palabra de vida como un
camino de salvación y libertad; es ahora la voz humana dé estas criaturas la que llega
a vuestros oídos y es menester espiritualizarse para encontrar la esencia divina en
donde estoy presente, por eso os digo que tiene mérito que creáis en esta palabra
porque es dada a través de seres imperfectos.
En 1866 nació la primera congregación de espiritualistas, discípulos de esta Obra.
Bajo la luz de mi Espíritu y orientados por Elías, comenzaron aquellos primeros
párvulos a recibir los destellos del mensaje que ahora, en su final, estáis recibiendo en
plenitud.

Anterior Inicio Siguiente