ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Mensajes y señales en todo el mundo





Mensajes y señales en todo el mundo

Elías, quien había de llegar primero para aparejar el camino del Señor, se manifestó
por vez primera por el entendimiento humano en 1866. ¿Queréis dedicar unos
instantes a investigar las señales y acontecimientos que surgieron en todos los órdenes
y coincidieron con el tiempo de esa manifestación? Nuevamente serán los hombres de
ciencia que estudian los astros los que en la antigüedad eran llamados magos, los que
testifiquen que el cielo ha dado señales que son voces divinas.
No penséis que sólo en este punto de la Tierra, en donde se escucha esta palabra,
sea el único lugar en donde me hago presente a mis hijos, porque en verdad os digo
que mi manifestación es universal en diversas formas.
Elías, habiéndose manifestado entre vosotros como precursor de mi comunicación
por el entendimiento humano, no sólo vino a este país donde habitáis; él pasó de un
lugar a otro de la tierra anunciando el nuevo tiempo, anunciando la aproximación del
Reino de los Cielos.
De todas partes surgieron voces que os anunciaban mi llegada: la naturaleza,
estremecida conmovió la Tierra; la ciencia se abismó ante nuevas revelaciones; el
valle espiritual* se precipitó sobre los hombres; y a pesar de ello, la humanidad
permaneció sorda ante aquellas voces, heraldos de una nueva era.
Un torrente de luz divina descendió para sacar de sus tinieblas a los hombres, pero
éstos, egoístas y materializados, lejos de aspirar al perfeccionamiento del espíritu, al
mejoramiento moral de su vida en la Tierra, tomaron aquella luz para labrarse tronos
y glorias, comodidades y placeres de la materia y cuando lo creyeron necesario, armas
para destruir la vida de sus semejantes. Sus ojos se cegaron bajo la intensidad de mi
luz, y su vanidad les ha perdido, mas Yo os digo que por la misma luz, encontrarán la
verdad, descubrirán el camino y se pondrán a salvo.
Los que han sabido recibir en su entendimiento la luz, y la han tomado como un
divino mensaje, han hecho que su conciencia guíe sus pasos y norme sus obras,
porque han tenido el presentimiento de que "El Señor ha vuelto y de que está con los
hombres".
Los representantes de las diversas sectas y religiones no han querido recibirme, su
corazón, su dignidad y su falsa grandeza les impide aceptarme en Espíritu: por eso, en
este tiempo se han formado en toda la Tierra grupos, hermandades y congregaciones
de aquéllos que sienten la presencia del nuevo tiempo, de los que buscan la soledad
para orar y recibir las inspiraciones del Señor.
Hay religiones que intentan prepararse para mi nueva venida, sin saber que estoy
ya despidiéndome.
A todos llamé, y en verdad que mi llamado y el rumor de que me estoy
comunicando con los hombres, llegó a todos los rincones de la Tierra, acompañado de
testimonios y pruebas que hablan de Mí, pecadores regenerados, increyentes
convertidos, muertos que resucitan, desahuciados que sanan y poseídos que se libertan
de su mal.
Pero encontré sordos a muchos, a otros envanecidos en su gloria terrestre y a otros
temerosos para dar a conocer mi manifestación como Espíritu de Verdad. Yo recibí y
doctriné a cuantos a Mí llegaron confiando en mi amor.
Vendrán de otros países hacia este pueblo, multitudes ansiosas de interrogaros
acerca de los acontecimientos espirituales que en este tiempo habéis presenciado y
también sobre las revelaciones y profecías que os he entregado.
Porque en muchas partes del mundo han recibido mis mensajes que dicen que en
un lugar de Occidente ha descendido mi rayo divino para hablar a la humanidad de
este tiempo.
Veréis cómo llegado el instante, de otros pueblos y naciones vendrán a buscaros.
Entonces los hombres de las grandes religiones se sorprenderán de que no sea a ellos
a quienes vine a buscar.
¡Cuan poco interesa al mundo mi nueva manifestación! ¡Qué pocos son los que
están en vigilia esperándome y cuántos son los que duermen!
De los que viven esperándome, puedo deciros que no todos presienten la forma
verdadera de mi presencia en este tiempo, porque, mientras unos influenciados por
antiguas creencias, piensan que voy a volver al mundo en cuanto hombre, otros creen
que he de venir en alguna forma visible a todo ojo humano y muy pocos son los que
aciertan con la verdad, presintiendo que mi venida es espiritual.
Mientras unos se preguntan qué forma adoptaré, a qué hora o qué día surgiré en la
Tierra y por qué punto habré de aparecer, otros, sin pensar en formas ni en momentos
determinados, dicen para sí:"El Maestro ya está entre nosotros, su luz, que es su
Espíritu, nos está bañando".
Cuando este mensaje llegue a todos los corazones, será un presente de gozo para
unos, por que en él confirmarán todos sus presentimientos y su fe; en cambio, otros le
negarán verdad a mi mensaje al no encontrarlo de acuerdo con lo que ellos creían que
sería y la forma en que se manifestaría.

Anterior, Inicio, Siguiente