ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Materialismo y Espiritualismo.




Las repercusiones del materialismo reinante

En verdad os digo que muchos huirán de mi Doctrina por temor a espiritualizarse,
mas no será la razón ni el espíritu el que hable en ellos, sino las bajas pasiones de la
materia.
Un espíritu cuando vive apegado a la verdad, huye del materialismo como quien se
aleja de un ambiente infecto. El espíritu elevado sólo encuentra su felicidad en lo
moral, en donde existe paz, en donde habita el amor.
Escudriñad mi palabra hasta que estéis ciertos de su pureza y de su verdad,
solamente así podréis caminar fuertes y permanecer firmes ante la invasión de ideas
materialistas que amenazan al espíritu. Porque el materialismo es muerte, es tiniebla,
es yugo y veneno para el espíritu. Jamás cambiéis la luz o la libertad de vuestro
espíritu por el pan terrenal o por mezquinos bienes materiales.
En verdad os digo, que quien en mi Ley confíe y persevere en la fe hasta el fin,
nunca le faltará el sustento material, y en los instantes de su comunicación con mi
Espíritu, recibirá siempre por mi caridad infinita el pan de la vida eterna.
El materialismo, como inmenso obstáculo se interpone en el camino de la
evolución del espíritu; ante esa muralla se ha detenido la humanidad.
Os encontráis en un mundo en el que el hombre ha logrado desarrollar su
entendimiento, aplicado a la ciencia material, pero su razonamiento sobre la
existencia de lo espiritual, todavía es torpe, su conocimiento sobre todo aquello que
no es exclusivo de la materia, se encuentra retrasado.
Las pruebas por las que atraviesa vuestro mundo, son las señales del final de una
Era, son el ocaso o la agonía de un tiempo de materialismo, porque materialismo ha
habido en vuestra ciencia, en vuestras ambiciones y en vuestros afectos. Materialismo
ha habido en vuestro culto hacia Mí y en todas vuestras obras.
El amor al mundo, la codicia por el terreno, el deseo de la carne, el deleite de todos
los bajos deseos, el egoísmo, el amor por sí mismo y el orgullo, fueron la fuerza con
que creasteis una vida según vuestra inteligencia y vuestra voluntad humana, cuyos
frutos os he dejado recoger para que vuestra experiencia llegue a ser absoluta.
Mas, si esta Era que termina, se habrá de significar en la historia de la humanidad
por su materialismo, en verdad os digo, que el nuevo tiempo habrá de distinguirse por
su espiritualidad, porque en él serán la conciencia y la voluntad del espíritu quienes
construyan en la Tierra un mundo de seres elevados por el amor, una vida en la que se
sienta vibrar el Espíritu del Padre en el espíritu de los hijos, porque entonces todos los
dones y potencias que hoy viven ocultos en vuestro ser, tendrán por campo para
desarrollarse, el infinito.

La esencia del Espiritualismo

El Espiritualismo no es una mezcla de religiones, es la Doctrina más pura y
perfecta en su sencillez, es la luz de Dios que desciende al espíritu humano en este
Tercer Tiempo.
He llamado "Espiritualismo" a la revelación que os habla de la vida del espíritu,
que os enseña a comunicaros directamente con vuestro Padre, y os eleva por sobre la
vida material.
En verdad os digo que el Espiritualismo no es nuevo, ni pertenece a este tiempo,
sino que ha sido una revelación que se ha venido desenvolviendo, de acuerdo con la
evolución espiritual de la humanidad.
Si Espiritualismo es la Doctrina que os estoy dando, la cual os enseña el amor
perfecto a Dios y a vuestros semejantes, y os ofrece el camino que conduce a la
perfección, Espiritualismo fue también lo que os enseñó la Ley de Dios en el Primer
Tiempo y la palabra de Cristo en el Segundo Tiempo.
El Espiritualismo no es una religión, es la misma Doctrina que en cuerpo de Jesús
vine a derramar en el mundo para la orientación de todos los hombres en todos los
tiempos. Es mi Doctrina de amor, de justicia, de comprensión y de perdón.
En este Tercer Tiempo por vuestra evolución espiritual material e intelectual, os
he hablado con más claridad.
El espiritualismo viene a destruir costumbres y tradiciones impuestas por los
hombres, las que han retrasado al espíritu. Espiritualismo es evolución y elevación
incesante del espíritu, el que por medio de sus dones y atributos se purifica y se
perfecciona hasta llegar a su Creador. El espiritualismo señala la forma en que el
espíritu expresa, siente y recibe a su Señor. El espiritualismo liberta al espíritu y lo
desarrolla.
Lo espiritual es fuerza y luz universal que está en todo y de todos es. A nadie le
serán extrañas mis enseñanzas.
Los atributos del espíritu son inmutables porque son virtudes de mi divinidad, son
fuerzas eternas. Mas comprended que, según hayáis vivido, así será mayor o menor la
pureza que podáis demostrar.

¿Quién puede con derecho, llamarse Espiritualista?

Quien haya alcanzado alguna espiritualidad por su perseverancia, evolución y
amor a las lecciones del Padre, será espiritualista aunque sus labios no lo digan.
Quien tenga fe, y elevación en sus actos, tendrá que reflejar lo que su espíritu
posee.
El espiritualista sabe que el Omnipotente está en todo, que el mundo, el Universo
y el infinito, están saturados de mi esencia y mi presencia.
El que así me reconozca y me conciba, es templo viviente de Dios y no
materializará ya las manifestaciones del espíritu con símbolos o formas.
El Espiritualismo es la revelación que os descubre y enseña todo cuanto poseéis y
lleváis dentro. Os hace reconocer que sois obra de Dios, que no sois únicamente
materia, que hay algo sobre vuestra carne que os eleva sobre el nivel de la naturaleza
que os cubre y sobre lo inmundo de vuestras pasiones.
Cuando los hombres lleguen a la espiritualidad, todo precepto y toda máxima
formará parte de la luz de su conciencia. Aunque su memoria no retenga una sola
frase o una sola palabra de mi enseñanza, llevará su esencia dentro de su ser, porque
la ha comprendido, porque la siente y la practica.
El buen espiritualista será aquél que en la pobreza de bienes materiales se sienta
señor y se sienta rico y feliz, sabiendo que su Padre le ama, que tiene hermanos a
quienes amar y que las riquezas del mundo son relativas junto a las riquezas del
espíritu.
También será buen espiritual el que, siendo dueño de riquezas materiales, sepa
emplearlas en buenos fines, tomándolas como medios que Dios le ha dado para
desempeñar una importante misión sobre la Tierra.
No es indispensable ser pobre, paria o miserable, para contarse entre los que me
siguen, como tampoco es indispensable ser de los que lloran, para ser amados por Mí.
En verdad os digo, Que Yo he querido que siempre seáis fuertes, sanos y dueños de
cuanto he creado para vosotros.
¿Cuándo sabréis ser los poseedores de vuestra heredad, sabiendo estimar cada
gracia y dándole a cada una su justo lugar en la vida?

El Espiritualismo en las religiones y confesiones

Hoy viven los hombres una época de turbación, porque no han llegado a
comprender que toda su vida y sus luchas deben conducirles al desarrollo del espíritu,
cuya meta será la comunicación de su espíritu con el Creador.
Es el materialismo el culto que hoy profesa la mayoría de los hombres.
Mientras las doctrinas y las religiones persisten en sus diferencias, el mundo
seguirá fomentando su odio y no podrá dar el paso decisivo hacia el verdadero culto.
Pero ¿Cuándo van a comprenderse y a unirse los hombres, dando así el primer
paso hacia el amor de los unos a los otros, si aún hay hombres que creyendo poseer la
clave o el secreto de la salvación del espíritu y las llaves de la vida eterna, desconocen
a todos aquellos que van por caminos distintos, porque a su juicio son indignos de
llegar a Dios?
Daos cuenta entonces del verdadero fin del Espiritualismo, cuya Doctrina está por
encima de toda religión, de toda idea humana y de toda secta.
El Espiritualismo no es una doctrina nueva que venga a lograr la evolución de las
creencias de eras pasadas, no, es la misma revelación del Primero y Segundo
Tiempos. Es la base de todas las religiones, la que en estos momentos de división he
venido a recordar a la Humanidad para que no se olvide de sus principios.
Las obras del hombre, sus costumbres y formas de impresionar los sentidos para
halagarse y envanecerse en sus distintas religiones, están en contra de lo que mi Obra
viene a mostrar al mundo.
En este tiempo, vengo a daros nuevas enseñanzas en las que debéis meditar,
lecciones de amor que os rediman y eleven, verdades que aunque amargas, sean luz
en vuestro camino.

El Espiritualismo en este tiempo, como el Cristianismo en el tiempo pasado será
combatido y perseguido con ira, con crueldad y saña y en medio de la lucha, lo
espiritual surgirá obrando prodigios y conquistando corazones.
El materialismo, el egoísmo, el orgullo y el amor al mundo, serán las fuerzas que
se levanten en contra de esta revelación, que no es nueva ni distinta a la que os he
traído en los tiempos pasados. La Doctrina que ahora he venido a revelaros, y a la que
dais el nombre de Espiritualismo, es la esencia de la Ley y de la Doctrina que en el
Primero y Segundo Tiempos os fueron reveladas.
Cuando la humanidad comprenda la verdad de esta enseñanza, su justicia y los
infinitos conocimientos que revela, desechará de su corazón todo temor, todo
prejuicio y la tomará como norma de su vida.
En verdad os digo, que en todas partes del mundo están diseminados los
espiritualistas, hombres preparados que contribuirán a la paz de la humanidad.
Mas, os digo que la unión entre los espiritualistas de todo el Orbe, no se hará por
medio de la organización de una nueva Iglesia, porque su fuerza no será material. Su
unión será de pensamiento, de ideal y de obras y de esta manera su fuerza será
invencible, porque la habrán tomado de la fuente eterna que está en mi Espíritu.
A todos les estoy inspirando mi verdad y les estoy tocando también para que de su
corazón y entendimiento, se aparten todas las impurezas que no deben mezclarse a mi
luz.
Todos tienen el deber de dejar que a través de sus dones se esclarezca y defina la
Doctrina Espiritualista, velando porque no se vea contaminada de filosofías humanas.
De cierto os digo que en la historia de la humanidad, estará la Historia de
Espiritualismo, escrita con letras luminosas.
¿No se inmortalizó Israel al libertarse del yugo de Egipto? ¿No se inmortalizaron
los cristianos en su conquista por el amor? Así se inmortalizarán los Espiritualistas en
su lucha por la libertad del espíritu.

Anterior Inicio Siguiente