ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Exhortación a la sabiduría




Exhortación a la sabiduría

Hijo desde tu juventud ponte a aprender,
Y hasta encanecer hallarás sabiduría,
Corno el que ara y el que siembra acércale a ella
Y espera sus buenos frutos,
Pues en su cultivo trabajarás poco
Y prestó saborearás sus frutos.
La sabiduría es difícil para los ignorantes
E insoportable para los insensatos.
Corno pesada piedra de prueba pesará sobre él,
No tardará en arrojarla.
Pues la sabiduría merece bien su nombre,
No se manifiesta a muchos.
Escucha, hijo, acepta mi parecer,
No rechaces mi consejo.
Mete tus pies en sus cadenas,
Y tu cuello en su argolla.
Arrima tu hombro y llévala,
No te molesten sus ataduras.
Con toda tu alma vete a ella,
Con todas tus fuerzas guarda sus caminos.
Rastréala y búscala; ella se le manifestará;
Y, una vez agarrada, no la dejes escapar,
Porque al fin hallarás en ella tu descanso
Y se cambiará para ti en alegría,
Entonces sus grillos serán para ti fuerte protección,
Sus argollas glorioso vestida.
Atavío de oro será su yugo,
Sus ataduras cordones de púrpura.
Te la vestirás como túnica gloriosa.
Te la ceñirás como fúlgida corona.
Si quieres, hijo, te harás sabio.
Si te entregas a ella con ilusión, serás avisado
Si te gusta escuchar, aprenderás;
Si sabes escuchar, serás sabio,
Júntate con los ancianos,
Y si ves a un sabio, vete con él
Escucha de buen grado toda palabra que viene de Dios,
Y no dejes pasar las sentencias prudentes,
Si ves a un hombre indigente, vete pronto con él
Que tu pie gaste los umbrales de su puerta
Medita los mandamientos del Señor
Y aplícate sin cesar a sus preceptos.
Él hará firme tu corazón
Y te dará la sabiduría tan deseada.

Inicio