ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Grandeza de Dios y pequeñez del hombre




Grandeza de Dios y pequeñez del hombre

Ningún hombre lo puede todo,
porque el ser humano no es inmortal.
¿Qué hay más luminoso que el sol?
Pues también él se eclipsa.
Quien es de carne y sangre urdirá la maldad.
Dios vigila el ejército de los cuerpos celestes,
pero los hombres son todos polvo y ceniza.
'El que vive eternamente creó todas las cosas a un tiempo. :
Sólo el Señor puede proclamarse justo.
A nadie concedió pregonar sus obras;
¿quién descubrirá sus grandezas?
¿Quién podrá medir la fuerza de su majestad
y contar sus misericordias?
No se puede quitar ni añadir nada
ni es posible descubrir las maravillosas obras de Dios.
Cuando el hombre termina, entonces está comenzando;
cuando se detiene, queda desconcertado.
¿Qué es el hombre y para qué sirve?
¿Cuál es su bien y cuál su mal?
La duración de la vida del hombre,
como mucho es de cien años;
cual gota de agua del mar y grano de arena,
así son sus pocos años en comparación de la eternidad.
Por eso es tan paciente el Señor con ellos
y derrama sobre ellos su misericordia.
Él ve y sabe que su fin es desdichado;
por eso multiplica sus perdones.
La compasión del hombre se limita a su prójimo
la del Señor envuelve a todas sus criaturas;
reprende, corrige, enseña
y guía como un pastor su rebaño.
Dichosos los que reciben su enseñanza
y son diligentes buscando sus preceptos.

Inicio