ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Sobre la fidelidad conyugal




Sobre la fidelidad conyugal

Dos clases de seres multiplican los pecados
y una tercera atrae la ira.
Y una pasión ardiente quema como el fuego
no se apagará hasta consumirse,
El hombre sensual con su propio cuerpo
no cesará hasta que su fuego lo devore.
Al lujurioso todo pan le sabe dulce,
no se cansará hasta su muerte.
El hombre infiel al lecho conyuga
que dice para sí; ¿Quién me ve?
La oscuridad me envuelve
y las paredes me ocultan
¿qué tengo que temer?
De mis pecados no se acordará el altísimo,
sólo teme los ojos de los hombres,
pero no advierte que los ojos del Señor
son mil veces más claros que el sol,
ven todos los pasos de los hombres
y penetran los rincones más secretos,
Todas las cosas eran de él conocidas antes de ser creadas,
y lo mismo las conoce una vez hechas.
Aquel hombre será castigado en las calles de la ciudad;
donde menos lo piensa, se verá sorprendido.
Así también la esposa que abandonó a su marido
y tuvo un hijo con otro.
Porque, primero, desobedeció la ley del altísimo;
en segundo lugar, pecó contra su marido;
en tercer lugar, se manchó con adulterio
dándole hijos de otro hombre.
Esta tal será llevada a la asamblea
y se investigará sobre sus hijos.
Sus hijos no echarán raíces,
y sus ramos no darán fruto.
Dejará un recuerdo maldito,
y su deshonra no se borrará jamás.
La posteridad conocerá
que nada hay mejor que el temor del Señor,
y nada más dulce que guardar sus preceptos.

Inicio