ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Buenos y malos consejeros




Buenos y malos consejeros

Todo consejero da consejos,
pero hay quien aconseja en su propio interés.
Guárdate del consejero; mira antes de qué tiene necesidad
—porque también él aconseja en provecho propio--
no sea que te tienda un lazo y te diga;
«Bueno es tu camino»
y se ponga al acecho después para ver lo que te sucede.
No te aconsejes de quien te mira de reojo,
y oculta tus propósitos a los que te tienen envidia.
Con mujer no trates de su rival,
ni con un cobarde de la guerra,
ni con negociante sobre el cambio,
ni con comprador acerca de la venta,
ni con envidioso de gratitud,
ni con egoísta de generosidad,
ni con perezoso de trabajo alguno,
ni con el obrero eventual acerca del fin de su trabajo,
ni con el criado perezoso acerca de una gran tarea:
en todos estos no te apoyes para buscar consejo.
Más bien aconséjate de un hombre piadoso,
de quien sabes que guarda los preceptos
y tiene un alma afín a la tuya,
pues si caes se dolerá contigo
Sigue lo que te dicte tu corazón,
porque nadie te será más fiel.
Pues el alma del hombre suele descubrir esas cosas
mejor que siete vigías apostados en la torre del centinela.
Además, reza al altísimo
para que él dirija tus pasos por el camino verdadero.

Inicio