ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

La justicia divina




La justicia divina

No intentes sobornarlo, que no recibirás tus dones
Y no te confíes en ofrendas de cosas adquiridas con injusticias
¿Porque el Señor es juez, y no hay ante él acepción de personas.
No hará acepción de personas contra el pobre,
pero escuchará la súplica del oprimido.
No desdeña la súplica del huérfano ni la de la viuda
si prodiga ante él sus quejas.
¿No corren las lágrimas de la viuda por sus mejillas?
Y su grito, ¿no es contra quien las hace correr?
El que sirve al Señor como él quiere, es aceptado,
y su súplica llega a las nubes.
La súplica del humilde atraviesa las nubes;
no descansa hasta llegar a Dios,
y no se retira hasta que intervenga el altísimo,
reconozca el derecho de los justos y les haga justicia.
El Señor no tardará ni tendrá paciencia con ellos,
hasta que haya machacado los lomos de los hombres sin piedad
y haya tomado venganza de las gentes;
hasta que haya exterminado la multitud de los arrogantes
y hecho trizas el cetro de los que practican la injusticia;
hasta que haya devuelto a cada uno según sus obras
y retribuido las obras de los hombres según sus intenciones;
hasta que haya hecho justicia a su pueblo
y le haya alegrado con su misericordia.
Oportuna es la misericordia en el tiempo de la tribulación;
como nubes de agua en tiempo de sequía.

Inicio