ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Aarón




Aarón

Elevó a Aarón -un santo semejante a él—
su hermano, de la tribu de Leví,
Estableció con él un pacto eterno,
y le dio el sacerdocio del pueblo;
le honró con ricos ornamentos
y le ciñó con túnica de gloria,
Lo revistió de honor colmado
y le adornó con espléndido ornamento:
los calzones, la túnica y el efod.
Le rodeó de granadas
y muchas campanillas de oro,
para que retiñesen al caminar
y dejaran oír su tintineo en el templo,
en memorial para los hijos de su pueblo.
Le vistió con vestiduras sacras de oro,
Jacinto y púrpura, obra de un artista;
el pectoral del juicio, el urím y el tummím,
hechos de hilo carmesí, obra de artista;
con piedras preciosas talladas como sello,
engastadas en oro obra de joyero;
para memorial, una inscripción grabada,
según el número de las tribus de Israel,
Le puso corona de oro sobre la mitra,
una diadema con la inscripción de la consagración: «Santidad».
Ornamento de honor, obra magnifica
placer de los ojos, obra de perfecta belleza.
Nunca antes de él se había visto cosa tal,
jamás un extraño las había vestido,
sino sólo sus hijos y su descendencia por siempre,
Sus sacrificios se consumían por entero,
dos veces por día perpetuamente.
Moisés lo consagró

y lo ungió con óleo santo.
Fue para él un pacto eterno
y para su descendencia cuanto durara el cielo,
para servir al Señor, ejercer el sacerdocio
y bendecir al pueblo en su nombre.
Lo escogió entre todos los vivientes
para ofrecer el sacrificio al Señor;
el incienso y el perfume en memorial,
para hacer el rito de absolución sobre el pueblo.
Le confió sus preceptos y le dio poder
para decidir sobre la ley y el derecho,
para enseñar a Jacob sus mandamientos
e instruir a Israel en su .ley.
Se coligaron contra él extranjeros,
que en el desierto le envidiaron;
los hombres de Datan y Abirán
y la banda de Coré rabiosa y violenta
Lo vio el Señor y le desagradó,
y los aniquiló con el fuego de su ira;
hizo contra ellos prodigios,
consumiéndolos en el fuego llameante,
Acrecentó así la gloria de Aarón y le asignó una heredad;
le dio en porción las primicias de los frutos
y el pan en abundancia;
poder comer los sacrificios del Señor,
que le dio a él y a su linaje
Pero en la tierra escogida no tuvo él herencia,
ni parte en medio del pueblo,
porque el Señor fue su porción y su herencia.

Inicio