ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

María Magdalena, su discípula más fiel.




María Magdalena, su discípula más fiel.

Una vez estaba María Magdalena cerca de Cafarnaúm y oyó hablar de Jesús a uno de sus discípulos, de los hombres, le dijo; ¿por qué no vas a ver a ese Jesús?
Dice; todos los que lleva con Él son mariquitas, rameras, ladrones y gente de esa.
Y dice; bueno, los hombres sí, pero yo que soy una pecadora, a mí no me va a hacer nada.
Bueno pues decidió ir, y cuando iba con sus apóstoles, llegaron unos hombres con una mujer que había cometido adulterio, y entonces los que estaban en el templo llevaron al templo a la adultera, y los que estaban en el templo, los sacerdotes, le dijeron; ¿por qué no la lleváis ahí, a Jesús, a ver lo que hace y así lo descubrimos?
Se la llevan a Jesús y le preguntan; David, que a esta mujer la hemos sorprendido cometiendo adulterio, según la ley de Moisés tiene que ser apedreada, ¿tú qué dices?

Jesús la miró, se levantó, cogió una piedra, la más gorda que había, se la enseñó a todos y dijo; aquel de vosotros que esté limpio de pecado, que tire la primera piedra.
“Oh” aquello fue como un jarro de agua fría, todos tiraron la piedra, porque todos eran pecadores, claro, y la dejaron allí. Jesús se acercó hasta ella y le dijo; ¿Dónde están tus perseguidores?, yo no veo a ninguno.
Dice; todos los que estaban sucios de pecado, pues se han marchado.
Dice; Yo soy el único que puede apedrearte.
Cogió la piedra le abrió la mano y se la puso encima, y le dijo; te perdono, ve en paz y no peques más.
La mujer le besó los pies y se fue.

Al ver esto María Magdalena se echó a llorar, y cuando iban para el monte le dijo; ¿bienes?
Y María Magdalena dijo; ¿a mí?
Dice; si.
Y dice; ¿y por qué yo?
Y dice Jesús; ¿y por qué no?
Dice María Magdalena; he visto lo que has hecho con esa mujer, Jesús, y la has perdonado, la has tratado como si valiera algo.
Y Jesús le dice; igual que tú. ¿Bienes?
Y María Magdalena le dijo; no.
Y Jesús se echó a reír y se fue al monte con sus Apóstoles y toda la gente que les seguía. Pero María Magdalena no podía resistirse y subió al monte con toda la muchedumbre. Cuando vio que hizo el milagro de los panes y los peces, María Magdalena entendió quien era Jesús.

Pero antes María, la madre de Jesús, pasaba por allí, donde estaba María Magdalena y le dijo; ¿tú eres su madre?
Dijo; si.
Dice; te compadezco.
Y María dijo; ¿por qué?
Dice; porque yo también soy mujer. Pero con tantos hombres cómo he estado, ninguno me da tanto miedo como tu hijo.
Y María la madre de Jesús le dice; eso es porque no le conoces. Ven, que te lo voy a presentar.
Se fue con María y le presentó a Jesús.
Y Jesús le dijo; quédate con migo.
Y desde ese día, María Magdalena fue su discípula más fiel.

Anterior inicio Siguiente