ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Sodoma y Gomorra




Sodoma y Gomorra

Una vez estaba Abrahán y un hermano que tenía que se llamaba Lob, Lob en un principio decidió irse a una tierra y Abrahán a otra, uno tiro al norte y el otro al sur, pero Lob el hermano de Abrahán decidió aposentarse en Sodoma y Gomorra, unas ciudades grandes con mucho pastoreo y mucha vegetación, pero en éstas ciudades tan grandes empezó la gente a vivir lujuriosamente y a pecar.

Un día estando Abrahán dando gracias a Dios, tres Ángeles se le aparecieron, de los que había visto antes, uno lo reconoció como San Miguel, el otro lo reconoció como San Rafael, y el otro como el Ángel Custodio.
Entonces el Ángel Custodio le dijo a Abrahán: ¿sabes para que hemos venido?
Y Abrahán dijo: no, que es lo que quiere Dios de mí, aquí está su siervo.
Entonces el Ángel Custodio le dijo a Abrahán: hemos venido porque Dios nos ha mandado. Vamos a ir a Sodoma y Gomorra y vamos a destruir las ciudades del pecado.
Abrahán dijo: pero allí vive mi hermano, su mujer y sus hijos.
Entonces el Ángel Custodio le dijo: todo el que cree en Dios y ama a Dios no será dañado por nada ni nadie.
Abrahán dijo: perdonarme que os interrumpa pero, si vais a destruir Sodoma y Gomorra, no podríais dejarla si hubieran cincuenta personas que fueran buenas.

Entonces habló el Arcángel San Miguel y dijo: por esas cincuenta personas no destruiría la ciudad.
Y Abrahán pregunto otra vez: y si hubiera veinte personas.
El Arcángel San Miguel contesto otra vez: por esas veinte no destruiría la ciudad.
Y Abrahán le dijo otra vez: y si solo hubiera una.
San Miguel contesto alejándose: por esa una no destruiría Sodoma y Gomorra.
Entonces Abrahán dio gracias a Dios y los tres Ángeles partieron para Sodoma y Gomorra.

Lob estaba en las puertas dando gracias a Dios cuando se le aparecieron los tres Ángeles.
Y Lob dijo: ¿venís en paz de Dios?
El Ángel Custodio dijo: la paz de Dios esté contigo.
Entonces Lob dijo: ¿sois hombres de Dios?
Y ellos contestaron: somos sus mensajeros, venimos a destruir la ciudad.
Entonces Lob dijo: venir hasta mi casa.
Llevó a los tres Ángeles por las puertas de la ciudad hasta llegar a su casa, pero toda la multitud que había fue vista por los Ángeles haciendo y cometiendo todos sus pecados.

Los Ángeles fueron viendo todos los pecados de los hombres de aquella ciudad. Los hombres y mujeres pecadores al percatarse de aquello salieron detrás de los Ángeles y de Lob. Lob los metió en su casa y entonces toda la multitud, todo el pueblo, toda la ciudad se abalanzo contra Lob y dijo: Lob entréganos a esos hombres.
Lob contesto: no, esos hombres no, si queréis a mis hijas os las entrego pero a esos hombres, no.
Entonces San Miguel Arcángel salió y con una mirada dejó a todo el mundo ciego, le puso la mano en el hombro a Lob y le dijo: coge a tu mujer y tus hijas y sal de la ciudad y no miréis a tras, porque Sodoma y Gomorra por mandato de Dios van a ser destruidas por sus pecados.
Entonces el pueblo seguía ciego y Lob y sus hijos y sus hijas salieron del pueblo. Entonces Dios empezó a destruir la ciudad, pero la mujer de Lob sintió nostalgia y miro hacia tras.
Lob su marido ¡no mires, no mire! pero ella ya miró y vio a Sodoma y Gomorra destruida. En este instante en que miro se convirtió en piedra y Lob y sus hijas siguieron el camino hasta llegar donde estaba Abrahán. Pero la mujer de Lob se convirtió en piedra.

Anterior inicio