ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Rosario de las Llagas

Pídele a la Jesús con el corazón y Él te ayudará.


Concederé todo cuanto se me pida con la invocación de mis Santas Llagas.
No habrá muerte para el alma que expire en mis Llagas. Ellas dan la verdadera vida.

Un alma que durante su vida ha honrado y aplicado Mis Llagas, ofreciéndolas al Padre Eterno, por las almas del Purgatorio, será acompañada en el momento de su muerte por la Santísima Virgen María, y los Ángeles. Y Nuestro Señor Jesucristo en la Cruz, resplandeciente de gloria, la recibirá y la coronará.

También puedes ver el Rosario en vídeo.

Rosario

Por la señal de la santa cruz de nuestros enemigos líbranos señor dios nuestro: En el nombre del padre del hijo y del espíritu santo. Amen.

Con verdadero arrepentimiento, pedimos perdón por nuestros pecados y los del mundo entero.

¡Oh Jesús!, Salvador Divino, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. Amén.
Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.
Gracia y misericordia, Jesús mío, en los peligros presentes, cúbrenos con tu preciosísima sangre. Amén.
Eterno Padre, muéstranos tu misericordia por la sangre de tu querido Hijo, te lo suplicamos, muéstranos tu misericordia. Amén.

Llagas de los pies.

Señor mío crucificado, adoro las Sagradas Llagas de tus pies. Por el dolor que en ellas sufriste y por la sangre que derramaste, concédeme la gracia de evitar el pecado y de seguir constantemente hasta el fin de mi vida, el camino de las virtudes cristianas.

Eterno Padre, yo te ofrezco las Llagas de Nuestro Señor Jesucristo, para que cures las llagas de nuestras almas.

Padre Nuestro

Que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, haga se tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy, perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, y no nos dejes caer en la tentación mas líbranos del mal. Amen.

Dios te salve María

Llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Gloria

Al Padre al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amen.
María madre de gracia, madre de amor y misericordia.
Defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Jesús mío, piedad y misericordia, por los meritos de tus Santas Llagas.

Llaga de la mano izquierda.

Señor mío crucificado, adoro la llaga sagrada de tu mano izquierda. Por el dolor que sufriste y la sangre que derramaste, te ruego que no me encuentre a tu izquierda con los condenados en el día del juicio final.

Eterno Padre, yo te ofrezco las Llagas de Nuestro Señor Jesucristo, para que cures las llagas de nuestras almas.

Padre Nuestro

Que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, haga se tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy, perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, y no nos dejes caer en la tentación mas líbranos del mal. Amen.

Dios te salve María

Llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Gloria

Al Padre al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amen.
María madre de gracia, madre de amor y misericordia.
Defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Jesús mío, piedad y misericordia, por los meritos de tus Santas Llagas.

Llaga de la mano derecha.

Señor mío crucificado, adoro la llaga sagrada, de tu mano derecha. Por el dolor que en ella sufriste y la sangre que derramaste, te ruego que bendigas y me conduzcas a la vida eterna.

Eterno Padre, yo te ofrezco las Llagas de Nuestro Señor Jesucristo, para que cures las llagas de nuestras almas.

Padre Nuestro

Que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, haga se tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy, perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, y no nos dejes caer en la tentación mas líbranos del mal. Amen.

Dios te salve María

Llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Gloria

Al Padre al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amen.
María madre de gracia, madre de amor y misericordia.
Defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Por su dolorosa Pasión

Jesús mío, piedad y misericordia, por los meritos de tus santas llagas.

Llagas de la cabeza.

Señor mío crucificado, adoro las llagas de tu Santa Cabeza. Por el dolor que en ellas sufriste y la sangre que derramaste, te ruego me concedas constancia en servirte a ti y a los demás.

Eterno Padre, yo te ofrezco las Llagas de Nuestro Señor Jesucristo, para que cures las llagas de nuestras almas.

Padre Nuestro

Que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, haga se tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy, perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, y no nos dejes caer en la tentación mas líbranos del mal. Amen.

Dios te salve María

Llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Gloria

Al Padre al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amen.
María madre de gracia, madre de amor y misericordia.
Defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Jesús mío, piedad y misericordia, por los meritos de tus Santas Llagas.

Oración a la Llaga del hombro de Jesús.

Tenía una llaga profundísima en el hombro sobre el cual cargue mi pesada cruz; esa llaga era la más dolorosa de todas. Los hombres no la conocen. Honrad pues esta llaga y haré todo lo que por ella pidas.

Oración.

Oh amado Jesús, manso Cordero de Dios, a pesar de ser yo una criatura miserable y pecadora, te adoro y venero la llaga causada por el peso de vuestra cruz que abriendo vuestras carnes desnudo los huesos de vuestro hombro sagrado y de la cual vuestra Madre Dolorosa tanto se compadeció. También yo, oh carísimo Jesús, me compadezco de Vos y desde el fondo de mi corazón te glorifico y te agradezco por esta llaga dolorosa de vuestro hombro en la que quisiste cargar vuestra cruz por mi salvación. Ah! por los sufrimientos que padeciste y que aumentaron el enorme peso de vuestra cruz, ruégote con mucha humildad, ten piedad de mi pobre criatura pecadora, perdonad mis pecados y conducidme al cielo por el camino de la cruz.

Dios te salve María

Llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Dios te salve, María llena eres de gracia, el señor es contigo, vendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María madre de Dios ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Madre Santísima imprime en mi corazón las llagas de Jesucristo Crucificado.

Oh dulcísimo Jesús, no seas mi juez, sino mi salvador. Amén.

También puedes ver el Rosario en vídeo.