ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Los planes ocultos de Satanás




Los planes ocultos de Satanás 1 Parte.


Dirigiendo una convención mundial de demonios, Satanás les dijo:
“No podemos evitar que los cristianos vayan a la iglesia. Nosotros no podemos impedir que lean sus Biblias y conozcan la verdad. Ni siquiera podemos evitar que puedan tener una relación íntima con su Salvador. Una vez que hayan hecho la conexión con Jesús y se establezca su comunión con Dios, nuestro poder sobre ellos será anulado. De manera que, déjenlos ir a sus iglesias y que sus platos estén llenos de comida, pero róbenles todo su tiempo, para que no tengan suficiente tempo para que puedan desarrollar una relación con Jesucristo. Porque en la medida que ellos tengan ese tiempo para acercarse a Dios no tendremos poder sobre ellos”, dijo el demonio.
“Distráiganlos para que no puedan fortalecerse en su Salvador y no puedan comunicarse con Él diariamente”. “¿Y cómo podemos hacer todo eso?” gritaron los demonios.

“Esto es lo que yo quiero que hagan:

1- Manténgalos muy ocupados en las cosas que no son importantes para vivir, planifiquen e inventen innumerables estrategias para mantener sus mentes ocupadas permanentemente, de día y de noche. Manténganlos más que ocupados… preocupados, aún antes de que pasen las cosas que sus mentes no tengan paz, que el estrés los consuma llenándolos de tantas preocupaciones que sean afectados gravemente su salud emocional y afectiva. Presiónenlos sin límites para que sus cambios de carácter sean tan radicales que se crean todo tipo de enfermedades mentales, sin que puedan entender que la única causa para sus problemas y preocupaciones es nuestra guerra por derribar y destruir sus mentes, su cordura, su equilibrio emocional y su voluntad.

2- Pongan todas las tentaciones y ofertas posibles para que gasten mucho dinero, y gasten, y gasten, y no dejen de gastarlo; y que presten tanto dinero, y presten, y presten sumas enormes para que incurran en deudas abrumadoras e impagables, de manera que jamás puedan llegar a cancelarlas en toda su vida.

3- Busquen la manera de obligarlos y motivarlos a trabajar de 10 a 12 horas diarias, de 6 a 7 días a la semana para que establezcan y mantengan un estilo de vida vacío y sin sentido para Dios.

4- Desaliéntelos y desmotívenlos de pasar tiempo de amor, paz, alegría y armonía con sus hijos, niños, familiares, amigos y en su hogar. Muy pronto esos hogares y familias serán desintegrados, fragmentados, separados y destruidos, de manera que no serán un lugar de descanso, abrigo y protección para las presiones de la vida y del trabajo.

5- Sobre-estimulen sus mentes con televisores y computadoras, motívenlos y llévenlos a escuchar y ver radio, casetes, películas, videos, mp3 o Ipods dondequiera que vayan o se muevan. Mantengan esos equipos y dispositivos funcionando permanentemente de manera que no puedan escuchar la voz de Dios hablándoles ni tengan tiempo de buscarlo en las cosas hermosas de la vida, para que se pueda romper cualquier relación que hayan iniciado con Cristo Jesús.

6- Llenen sus comedores, cafés, salas y recibos, habitaciones, barberías y salones de belleza, salas de espera y oficinas con periódicos, revistas y folletos. Abarroten y congestionen sus mentes con noticias las 24 horas de día, especialmente las malas noticias, delitos, homicidios, asesinatos, robos, tragedias y todo tipo de catástrofes. Llenen todos los lados de las ciudades y pueblos, autopistas, avenidas y carreteras con avisos y propagandas de mucho atractivo, bien llamativos y con mucho colorido, póngalos por todas partes. De esta manera cuando manejen, se muevan y caminen sus mentes sólo pensarán y meditarán en todas las cosas del mundo que no agradan a Dios, y entonces no tendrán tiempo para leer la Biblia, la Palabra de Dios, y no podrán conocer ni entender cuáles son las cosas importantes para Dios. Tampoco podrán conocer las bendiciones y promesas que Dios tiene para ellos, manteniéndose en completa ignorancia de lo que Dios piensa y desea.

Inicio Siguiente