ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

El Aborto y sus Consecuencias.




El Aborto y sus Consecuencias.

Lo que más detesta Dios y lo que más odia, es que le quiten a sus hijos. Un aborto, no tiene perdón de Dios, “es lo que más odia Dios”, y la mujer que cometa un aborto, o la persona que cometa un aborto, está condenada por los siglos de los siglos, Amen. No descansará en esta vida ni en la otra, y su castigo no tendrá fin, ni tendrá métodos.
Dios sufre mucho cuando le quitan a sus hijos, a sus bebés. Pero la gente no sabe que lo más importante es, que cuando se hace un aborto, se le está ofreciendo a Satanás. La sangre de ésos inocentes la beben los Demonios para darle más poder, pero el alma sube hasta Dios, el alma no pertenece a los Demonios, lo que pertenece es el espíritu.

Antiguamente algunas mujeres sacrificaban sus hijos a Beliar y otros Demonios, ahora ese sacrificio se les da con los abortos, y por eso Satanás tiene tanto poder. Cada vez que hay un aborto, con esa sangre que se derrama se alimenta una bestia, una bestia sedienta de maldad, de destrucción, sedienta de odio. Una bestia que destruirá todo, “todo”. Pero lo que no saben es que todo el que hace un aborto está condenado para la eternidad. Irá a lo más hondo y más profundo de los siete Infiernos y jamás tendrá paz y nada ni nadie lo podrá sacar de ese infierno, nada ni nadie podrá librarlos. Esos que están ablando de legalizar el aborto son asesinos.
Yo desde aquí hago un llamamiento en nombre de todos nosotros, de mi Capitán San Miguel Arcángel, Samael, Anael, Rafael, Uriel, Gabriel, Grasiel, Saquiel, de todos mis hermanos, de parte de ellos; todo el que haga un aborto, que sea condenado por los siglos de los siglos, Amen.
Porque eso no tiene perdón de Dios, eso es un asesinato, y si ellos vieran a esos bebés cómo delante del altísimo se ponen postrados diciendo; ¿por qué me han quitado la vida, por qué me la han quitado?
Esos bebés tienen derecho a vivir, y nada ni nadie en este Mundo tiene derecho a hacer esas atrocidades, a cometer esos asesinatos “porque son asesinos”, son peores que los asesinos. ¿Por qué muchos sacerdotes andan por el camino de la perdición? Por culpa de los abortos. Cada vez que hay un aborto cae un sacerdote. Ahora ya sabéis lo que implica todo eso, aparte que una mujer que tiene un aborto, jamás, ¡jamás! Será igual. Podrá disimular en su vida, pero jamás se sentirá igual.
Y cuando los abortos no son provocados y aun así se aborta… eso es porque alguien le ha echado un hechizo de odio, o porque le han hecho magia negra o brujería, porque Dios no quiere que eso ocurra, los niños que Dios manda no se mueren, así es que cuando dicen; “es que se lo ha llevado Dios”. ¡Es mentira! Dios no puede querer eso, y esos niños ahora piden justicia, ¿ahora qué hacemos…? En todo eso influye la gente que tienes a tu alrededor, la envidia el odio. Si alguien le echa un hechizo de odio o cualquier cosa de esas, al niño lo puede destruir y esa persona que ha destruido a ese niño, será sometida a los peores… No os podéis imaginar. En este Mundo lo peor que veáis, peor castigo, o peor sufrimiento que haya… eso no es nada comparado a lo que le espera. Dios castiga el aborto y no lo quiere. Todo el que haga un aborto, que sepáis que es un asesino y está condenado por los siglos de los siglos.
¿Y cuando nace un niño con alguna enfermedad o algún problema…? Recordar; Yo soy Iahvé tu Dios, que castiga la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera o cuarta generación de aquellos que me odian. Esa es tú respuesta… Mucha gente me ha preguntado; ¿bueno y los homosexuales? Los homosexuales están haciendo un mismo pecado que cuando nace un niño retrasado, es una enfermedad igual. Pero la gente no quiere aceptarlo.
Cuando tú estás contra Dios, no sigues sus Mandamientos y te condenas, no te condenas tú solo, no, eso sería muy fácil, pero Dios no lo hace así. Es que si yo no creo, pues bueno, yo me condeno y ya está… ¿no? Eso es muy fácil. Es que si tú no crees y haces lo que Dios quiere, vas a contaminar a todo el que tengas en tu casa, y alrededor de tu casa. Así lo puso Dios y así está puesto, y esa es la ley. Para que eso no pase, la solución es bastante sencilla: unirte a Él y seguir sus Mandamientos.

Anterior inicio Siguente