ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Los Pecados Capitales.




Los Pecados Capitales.

Cuando te vas apartando de Dios y vas perdiendo tu inocencia, te vas volviendo más desconfiado, y cuando una persona se vuelve más desconfiada, empieza la soberbia a salir, el odio, la rabia y la furia, la envidia, los celos, toda esa serie de cosas que son las que encierran a una persona en una prisión.
¿Se puede subir al Cielo teniendo algún pecado capital sin superar? No, no puede subir nadie si tiene los pecados. No he conocido a nadie que tenga pecados y haiga subido. ¿Aunque los tenga casi superados? Para eso está el purgatorio, para pulgar esos pecados, pero no se puede subir teniendo pecados, es imposible.
Los Siete Pecados Capitales encierran toda la esencia de los Estatutos, los Estatutos los han sacado de los Siete Pecados Capitales. Entonces, cumpliendo con los estatutos contrarrestas los Pecados Capitales, al igual que si tú contra cada pecado pones una virtud, es igual. Pero si la verdad es que no es difícil, vosotros lo hacéis todo muy complicado. Empezar por un pecado y quitároslo, y cuando os hayáis quitado un pecado, pues os pasáis al siguiente, pero todos a la vez no se pueden quitar. Dejar la soberbia para lo último, porque es lo más difícil de quitar. Aunque algunos se la quieren quitar la primera, y eso es imposible, no se puede cortar el árbol, si no lo cortas de raíz no se puede, no se puede quitar porque crecerá otra vez. Tienes que cortar las ramas primeramente y una vez que cortas las ramas, entonces cortas el tronco, cuando hayas cortado el tronco buscas una buena maquina retro y lo arrancas de raíz, y así será más fácil, pero querer arrancar todo el árbol de raíz… algunos árboles son milenarios, tienen miles de años, ¿quién va a arrancar eso de ahí? Es imposible.
Para quitarte un mal o una mala costumbre, solamente coger uno, todos a la vez no se puede. Uno, día tras día, día tras día, hasta que se quite… ¡pero todos a la vez no! Tienes que coger uno solo, para quitártelo, y después otro. Cuando te quites ese, después otro. Todos a la vez no se pueden quitar. Y sobre todo no pensar, simplemente ser conscientes, aquí y ahora, lo consciente, no lo inconsciente, sino ser consciente. Yo estoy aquí y ahora, yo soy. Y coger: ¿cuál es el fallo que tengo? Que pienso, que le grito a mi madre. Pues ese fallo decir: desde ahora en adelante voy a poner remedio. Y como saldrá el inconsciente, pues cuando te salga, pégate un pellizco, por ejemplo. El inconsciente detectará ese pellizco y dirá: ¡eh! Aquí pasa algo. Pero hay que quitarse primero una cosa y después otra, si no, todo a la vez no se puede.

La Soberbia:
El pecado más grave es la soberbia, puesto que es el tronco del árbol donde salen todas las ramas. La soberbia es el tronco donde se asienta el Demonio, y a través de la soberbia uno se cree que lo sabe todo, que no le hace falta nadie, que no necesita a nadie, que lo puede hacer todo y que puede comprarlo todo. Esas son algunas de las cosas que la soberbia encierra. La soberbia se contrarresta con la humildad. ¿Hasta qué punto llega la humildad? Hasta el punto más fuerte, cuanto más humilde seas… El trono del Demonio será destruido.
Algunas personas confunden la humildad y se ven totas, pero eso es otra cuestión. No se trata de ser tonto, Yo no lo llamaría eso, Yo lo llamaría como dijo Jesús; ser dóciles como palomas y astutos como serpientes. Así lo llamo Yo.

La Avaricia:
No codiciarás ni a la mujer de tu vecino, ni de tu semejante, ni a su hijo, ni a su hija, ni a su sobrino, ni a su sobrina, ni a su tío, ni a su prima, ni a su bicicleta, ni a su moto, ni a su coche, ni a su casa, no codiciarás nada de lo que a tu prójimo pertenece. Y eso es lo que la gente hace hoy en día, “codiciarlo todo”.

Nos creemos que somos dueños de lo que tenemos, y no somos dueños de nada. Dios nos presta o nos alquila las cosas, pero lo que te presta no te lo vas a llevar. Acumula las riquezas arriba, para que cuando te vayas, las tengas allí, que de aquí no te vas a llevar nada. No acumules nada aquí, y no te aferres a ninguna persona ni pongas nada por encima del de arriba, “porque Dios es muy celoso”, no quiere que nadie le haga sombra, “cuando digo nadie es nadie”. Esto, la gente lo tomará a la tremenda o dirán; pues vaya que Dios… Pues es así.

Dios es muy celoso, “el más celoso de todos, es Dios”, y como vea que tú pones a alguien por encima de Él, te quita de en medio. Ya hubo uno que intentó ponerse por encima de Dios ¿y sabes lo que le pasó? Lo mandó al Infierno.

La Lujuria:
La debilidad principal de todos los hombres son las mujeres, y a través de las mujeres, lo demás, pero el principal la mujer. ¿Cómo se puede superar eso...? Pues lo suyo seria encontrar una mujer buena, honrada y que te quisiera. Así se podría apagar la lujuria, debería de apagarse entera.
Cuando Dios da a un hombre por esposa a una mujer, es para que la lujuria se apague. Pero claro, en muchos de los casos la lujuria no se acaba, aun casándose, y hay que recurrir a otros medios. Vosotros preguntareis; ¿cuál? Pues el que todos llevan, todos los que tienen abstinencia o los que hacen votos de castidad. ¿Qué significa esto, significa voto de castidad?; que no se puede mirar a ninguna mujer, ni siquiera pensar en ninguna mujer, y si esto ocurre, se coge el látigo y se sacude para que la carne que es débil se vuelva dura contra eso. Pero claro, si hacéis esto, también el Demonio de la lujuria se despierta, y tendréis una lucha interna “incluso externa”, depende del grado de la lujuria, “claro”. Según el grado de la lujuria que tengáis, será más fácil o más difícil luchar contra eso. ¿Qué es contra la lujuria...? Castidad. Ya os he explicado un poco por encima lo que es la castidad. Se trata de oraciones, purificaciones.

La Ira:
La paciencia es la madre de todas las ciencias. El hombre paciente puede conseguir lo que quiera. ¿Con qué se puede controlar la ira? Con paciencia. El hombre paciente puede ver mejor, porque el que tiene ira se ciega y no ve, pero el que es paciente ve todas las cosas muy claras. Para cultivar la paciencia, tienes que hacer los trabajos más humildes que haya.

La Gula:
¿Cómo se puede contrarrestar el pecado capital de la gula? ¿Qué dicen los pecados contra la gula? Ayuno. La Señora siempre me dice que el mejor ayuno es con pan y agua. Solamente pan y agua. Recordando las palabras de que no solo de pan vive el hombre y con el corazón, podrás vencerlo también. ¿Qué dicen los estatutos de la comida, la gula? Cuando te inviten a comer no pruebes el primero. No te comas toda la comida - deja - no te sacies, quédate con hambre. Todo eso es importante en la gula.

La Envidia:
Dios no regala nada a nadie, ya que nadie es más que nadie a los ojos de Dios, por eso cuando Dios da algo a alguien es porque se lo ha ganado, y nosotros nos tenemos que alegrar por él, porqué se lo ha ganado, y porque Dios se lo ha dado, nosotros no somos nadie para juzgar, ni para desear tener sin esfuerzo nada de lo que a otros les ha costado tanto tener.

La Pereza:
La gente es muy cómoda y Dios aborrece esas cosas. A Dios no le gustan las personas que son perezosas, las personas que son sucias. No le gustan. Pues contra la pereza, diligencia.

Anterior inicio Siguiente