ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Que es la Fe y como tenerla.




Que es la Fe y como tenerla.

La fe hay que plantarla en terreno firme, la fe nace con uno. Las personas son terrenos firmes o terrenos duros, o terrenos blandos.
Hay personas que tienen fe y otras que no tienen nada, por eso cuando vienen las tempestades se derrumban y las inundaciones se los llevan. Pero las personas que están en terreno duro y firme tienen una fe fuerte y nada ni nadie les puede hacer daño.
La fe no es una cosa que se puede ver, no se puede tocar, no se puede cortar, no se puede comprar, no se puede pensar. La fe es una cosa que se siente, la fe es como una armadura que resiste todas las cosas, porque la fe es el corazón de Jesucristo que está delante de nosotros, como una armadura que resiste todas las batallas, todas las guerras. Es como la roca firme, la roca fuerte, es como la plaza fuerte. Es como el pastor que lleva sus ovejas a una cueva y él se pone en la entrada con su garrote, defendiendo si hace falta hasta la muerte, contra los lobos o contra cualquier animal, “ésa es la fe”.
La fe es algo que mueve todo. Si tuvierais la fe de un grano de mostaza le diríais a un árbol; árbol, arráncate de raíz y trasplántate en el mar. Y el árbol os obedecería y se trasplantaría en el mar. Pero claro, ¿quién tiene ésa fe?
Muchas personas lo dicen ¿y quién tiene ésa fe? ¿Las personas escogidas? No hay personas escogidas, hay personas escogidas por Dios, hay personas que se escogen ellas mismas para servir a Dios.
Muchos padres de la historia como Abrahán, Isaac, Jacob, José, Moisés, todos han bebido largos tragos de su sabiduría, pero ninguno de ellos ha caído en el engreimiento de saber por qué Dios gobierna en su sabiduría. Si hubo uno que quiso saberlo y Dios lo mandó al Infierno. Desde entonces nadie se ha atrevido a hacer eso, porque solamente está reservado para Dios.
Quien puede medir los granos de la arena del desierto, o las gotas de agua del mar, solo uno es poderoso, solo uno es fuerte, ¿quién es digno de abrir los sellos?
Los miedos son los que hacen poner barreras y paralizarlo todo. El miedo paraliza los reflejos, paraliza todo. Pero los miedos vienen de la desconfianza y de no sentirse protegido. Una persona tiene miedo porque no se siente protegida y porque no tiene confianza, o lo peor, no tiene fe. Por eso tiene miedo.
La persona que tiene fe no puede tener miedo porque la fe es como una armadura de oro que no deja pasar el miedo, no deja que entre nada malo. Por muchos ataques que te hagan, la armadura repele todos, no deja que penetre nada. Pero claro, ¿quién tiene ésa armadura? Con lo que cuesta, aunque solamente sea la del brazo, cuesta mucho. Para tener esa armadura, para ganársela, hay que trabajar muy duro.
Los que no tienen la armadura - todos - siempre reciben palos, siempre, siempre, siempre. Algunos consiguen la armadura antes, otros después y otros no la consiguen nunca. Lo cual siempre, toda la vida son palos y palos y palos. Es una lástima pero así lo quieren ellos.
Mucha gente dice; “pero si yo tengo fe”. Y luego resulta que no tienen ni una chispa. ¿Cómo pueden blasfemar y decir que tienen fe, cuando no la tienen? ¿Cómo pueden saber que es fe y que es creencia? Hay que tener mucho cuidado con esas personas que dicen tener fe. Son las peores, porque los hechos las delatan, sus propios hechos, delatan a esas personas.
La fe es una cosa que no se puede coger, ni se puede cortar, ni se puede romper. La fe es una cosa que se siente, es invisible, pero se puede ver a través del corazón. Es una cosa que no tiene explicación con palabras, “sino con sentimientos”, las personas que tienen fe saben lo que estoy diciendo, lo entienden perfectamente, pero las personas que no tienen fe no pueden entender estas palabras.
La fe no es una cosa que está reservada para unos pocos, la fe es para todo el mundo. Hay quien la coge y hay quien no. Es como cuando vas a un supermercado y hay allí una señorita con unas tapillas, por ejemplo; de jamón. O por ejemplo; de unos yogures. Y te dan a probar. Hay algunos que quieren y otros que no, los que quieren, pues eso se llevan, los que no, pues eso se pierden. Y la fe es igual. Si la pruebas pues la tienes, si no, pues no la tienes.
¿Cómo se alimenta la fe, como se consigue la fe? Abriendo el corazón y dando a los más necesitados todo vuestro amor y todo lo que tenéis. Porque no hay que darle a los que tienen… “No”. ¿Pero si tienen, para que le vais a dar más? Hay que darle a los que no tienen. Yo pongo el ejemplo, Yo le doy a los necesitados, le doy a los que están enfermos, a los que están faltos de cariño y de comprensión, a los que no tienen padre ni madre. Ese es el mejor tesoro que tengo, porque aquel que quiera conservar su vida, la perderá. Pero el que quiera dar la vida por sus hermanos, tendrá el Cielo para él.
La fe es una cosa que es necesaria para poder entrar en este mundo. Si no hay fe, no hay nada. No existe nada. Si no hay fe, uno se encuentra vacío, se aferra a lo material: al trabajo, al dinero, a cosas materiales, porque no puede aferrarse a otra cosa porque no hay.
Yo soy la resurrección y la vida, quien crea en Mí, aunque muera vivirá, y el que vive y cree en Mí, nunca morirá. Porque Yo soy el primero y el último. ¿Sabes lo que quiere decir…? Ten fe. Y no tendrás miedo. Si tuvieras fe, no tendrías miedo nunca más.

Anterior inicio Siguiente