ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

No pongas tu interés por encima de Dios.




No pongas tu interés por encima de Dios.

Cuando las cosas le salen a uno, “por interés”, le salen bien, pues está contento y feliz, porque ha conseguido lo que él quiere. Pero cuando no se consigue lo que uno quiere, ya no existe Dios, ni existe nadie. Y Dios sabe muy bien lo que queremos, antes de pedirlo. Pero nosotros creemos que sabemos lo que queremos, pero no lo que necesitamos. Y Dios sabe muy bien lo que necesitamos. Por eso cuando no nos lo da, ya no hay Dios, no existe Dios, porque no te da tu interés. Y no sabes que es por tu bien. Así funciona eso.
Casi todos creen en un Dios falso, pero en el verdadero no. Si tú creyeras en el verdadero Dios no estarías pasando lo que estás pasando, porque Dios no quiere que sus hijos pasen, ¿o es que tú quieres pasar todo lo que estás pasando…? Imagínate el Padre tan amoroso que tenemos, ¿cómo va a querer nuestro Padre que suframos? Si somos nosotros los que nos buscamos nuestros sufrimientos. Nosotros mismos nos buscamos nuestros sufrimientos. ¿Y luego qué queremos…? ¡Ay! Ayúdame Dios mío. Claro: ayúdame ahora Dios mío, pero cuando no, no quiero saber nada de Dios, no quiero que Dios se meta en mis asuntos. Pero cuando están las cosas muy mal: ¡ay Dios mío! Ayúdame. Pues eso no funciona así. O tienes Dios para siempre, y adoras a tu Dios sobre todas las cosas, o pones a las cosas por encima de Dios. Eso funciona sí.
El Padre siempre dice: “ayúdate, y Dios te ayudará”. Si eres capaz de entenderlo, lo harás. No queremos abrirte la boca y meterte la cuchara, eso no. Tampoco se les puede dar las cosas sagradas a los perros, ni las perlas a los cerdos. Imagínate si están hambrientos, se vuelven contra ti y te comen. Las cosas sagradas se les dan a las personas “que quieren”, ese regalo, “lo ansían”, “y lo buscan”. A esas personas son las que se les da, pero a otras no. No creáis que Dios es como vosotros os imagináis. Os han puesto a un Dios falso, a un Dios que siempre es bueno, pero Dios es muy severo, “muy severo”. Y es muy celoso, porque quiere ser el único, no quiere que nadie, ningún Dios, le haga sombra. A si es que Dios no quiere que nadie se ponga por encima, “ni nadie, ni nada”, pongáis por encima de Él. O lo tenéis como Dios único, sobre todas las cosas, o cogéis a otro Dios.
Ya sabéis lo que hay, lo bueno y lo malo, lo que queráis escoger lo tenéis que escoger, pero con todas las consecuencias que eso acarrea. No vayáis a creer que porque escojáis lo malo, no os va a venir todo lo que os tenga que venir. Y si os viene lo bueno, lo mismo. Escojáis lo que escojáis, tenéis que ser conscientes de todo lo que os viene. Pero quedarse parados, tampoco se puede estar. Vamos, es que os van a obligar a menearos. Quedaros quietos, no os vais a poder quedar.

Anterior inicio Siguiente