ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Guardaros de la Gente.




Guardaros de la Gente.

No os dejéis llevar por la gente. Juntaros con vuestros iguales. Porque si os dejáis llevar por la gente, el mal se disfraza de muchas caras y a través de la gente os puede hacer caer, igual que a través de vuestros pensamientos os puede hacer caer. A si es que no penséis puesto que está prohibido y no os dejéis llevar por la gente, porque os puede hacer caer.
Las personas se creen que lo saben todo y no saben nada, se creen que no les hace falta nadie y les hace falta todo el mundo, se creen que todo lo hacen bien y no hacen nada bien. Fingen estar felices por fuera y por dentro viven en un infierno. Lo peor de todo, de las personas, es que viven en una mentira. Algunos salen y ven la verdad, pero la mayoría sigue viviendo en una mentira hasta que se mueren. Pero cuando se mueren es cuando ven su verdad, la única verdad que hay, pero ya, ya no hay remedio, se topan con la cruda realidad del otro Mundo. Dicen: cuando se muere uno no existe nada, se acabó y ya está, te mueres y ya está. Cuando llegan al otro plano se topan con la realidad y se preguntan: ¿pero bueno, no se acababa todo aquí, esto, esto que significa ahora? Y es cuando empieza el verdadero sufrimiento. Dichosos aquellos que sin ver creen porque ellos heredarán la Gloria.
La gente no quiere saber de las cosas de arriba, quiere saber de las cosas de aquí abajo, de arriba no. Si les sale algo mal, “entonces a dios”, y si les sale algo bien tampoco quieren saber nada. Pero ay cuando llegue el día, el día de la justa ira de Dios ¿qué va a ser de vosotros? ¿De vuestros hijos, que va a ser?
Dios tiene pensado aniquilar de las cuatro partes de la Humanidad, la tercera parte, quiere destruirla. Porque se han vuelto inicuos, se han vuelto contra Dios, contra las leyes, contra todo lo que Él ha creado, se han vuelto envidiosos, celosos, odiosos, y todo lo que acaba en oso.
A veces nosotros queremos evitar cosas que no se pueden, que les pertenece a otros, y por meternos, pues siempre nos llevamos un restregón. Y hay que dejar que Dios haga las cosas, no interponerse en sus asuntos, porque si no, entonces, se puede enfadar, y no es bueno verlo enfadado. Hay que dejar que la naturaleza siga su curso. No te metas en camisa de once balas, deja a la gente que haga las cosas, que superen las cosas por ellos mismos, porque si les vas a quitar las cosas que Dios les envía, y Dios no quiere que se le quite nada, entonces… No puede ser. A veces las personas están en la oscuridad, y ven la luz y se ciegan más de lo que están. Tanto es tan mucho, como tan poco. Mucha luz ciega, y la oscuridad también. Tiene que ser poquito a poco.
No te debes de guiar por nadie, simplemente por tu corazón, lo que sientas en tu corazón, es lo que tienes que hacer. Por la gente no guiarse, la gente os llevará a la ruina. ¿Cómo puedes dejar que la gente lleve tu vida? Tú tienes que vivir tu vida como tú quieras, y a tu manera, y con quien quieras, y con quien te dé la gana, y nadie en el Mundo tiene derecho a meterse en tu vida. No se puede uno guiar por nadie. No tienes que pensar, no hay que pensar, hay que hacer las cosas de corazón, lo que te salga en tu corazón, hazlo, y a la gente déjala. ¿No ves que tu felicidad te pertenece a ti, no a la gente? La gente cuando estés en el apuro más grande, te van a dejar abandonado, no van a venir a rescatarte, no. Te van a dejar tirado. Y entonces, ¿después qué, que vas a hacer después? Luego te vas a poner a poner escusas: ya no voy a hacerle más caso a nadie, ya voy a hacer lo que me dé la gana. ¿Y ya para qué? Ya se han salido todos con la suya, y tú a penar. No pienses, coge y haz las cosas de corazón y te saldrán las cosas bien. Si empiezas a pensar y a darle tantas vueltas a tu cabeza, no vas a conseguir lo que realmente quieres. Ahora la gente se preocupa más de estar a gusto que de sus problemas, solamente cuando ya ven las cosas en las últimas, es cuando se preocupan.
Hay que llevar mucho cuidado con las personas, muchas se ponen una máscara, cuando se cree que tiene las cosas cogidas por el rabo, es cuando uno se quita la máscara. Cuando una persona se siente que lo tiene todo hecho, entonces se quita la máscara y se ve realmente quien es. La gente siempre se confunde, solo coge lo que le interesa coger, lo que le interesa saber, lo demás no lo quieren, y lo demás es lo más importante, lo que no quieren.
Hay gente que engaña mucho, parecen buenas personas, la cara de pena que ponen, y el odio que se les ve en la mirada. Así es el Demonio, “igual”. Cara de inocente, cara de bueno, y con mirada de odio, no os creáis que es de otra manera, que es así.
Cuando alguien hace algo malo, lo hacen queriendo. Mucha gente dice; es que lo hago sin querer. Eso no es verdad, lo que pasa es que el subconsciente está acostumbrado a eso, pero todo lo que se hace se hace queriendo, no se hace nada sin querer, “si no, no se haría, claro”. Es como mucha gente dice; que echan el mal de ojo, es que lo echa sin querer. “eso no es verdad”, “todos los hechizos, todos”, sean de mal de ojo, de odio o de vanidad, de celos, “todos los hechizos son queriendo”. Eso funciona así, el querer está detrás de todo eso.
Hay que apartarse de las personas que nos quieran hacer daño, o nos quieran hacer caer. Hay que apartarse de ellos, “hay que pedir por ellos”, porque hay que pedir… Pero hay que apartarse. Jesús dijo: no juzgues y no serás juzgado. ¿Quién somos nosotros para juzgar a nadie? Que la gente quiere juzgar, pues serán juzgados con vara de hierro. Ellos lo quieren así, que lo hagan así. Si aquí cada uno es libre, cada uno es libre de escoger el camino que quiera. La gente han querido escoger el camino oscuro, pues que lo sigan, no van a llegar a ningún sitio, siempre van a tener la oscuridad como aliada, y aunque tú creas que están bien, no lo están.

Anterior inicio Siguiente