ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Los Pensamientos los Nervios y las Enfermedades.




Los Pensamientos los Nervios y las Enfermedades.

Cuando una persona piensa, hay un pensamiento, entre medias de ese pensamiento lo malo mete un pensamiento negativo. Otro pensamiento, lo malo, otro pensamiento negativo. Y cuando consigue que todos los pensamientos sean negativos, vienen los nervios y con los nervios vienen las dudas y con las dudas, pues uno dice palabras que luego se arrepiente de decirlas, pero esas palabras duelen. También hay otra forma de que lo malo os haga daño: vuestros pensamientos, pensáis, lo malo hace que os pongáis nerviosos, ¿y cuál es vuestro punto más débil...? Me refiero a la enfermedad: si vosotros tenéis el estómago mal, Satanás no sabe que es el estómago, pero a través de los pensamientos sí. Va mirando donde está el nervio, hasta donde toca lo que hay ya tocado, enfermo. Si es el estómago, ahí va haciendo po, po, po, po, po, hasta que lo daña. ¿O por qué creéis que el Padre Eterno no hace más que decirme?: Dile a mis hijos que no piensen, ¡díselo...! Pues Yo se lo digo, y digo: pero majestad, si es que no me hacen caso. ¡Tú díselo Custodio, díselo! Y Yo estoy harto de decirlo. Eso es un mandamiento nuevo que ha mandado Dios. ¿Sabéis lo que significa mandato...? Obligación. Algo obligado. ¿Por qué...? Porque vuestro Padre, “nuestro Padre”, no quiere que sufráis. Y si no quiere que sufráis ¿por qué queréis sufrir...? Y ahora me venís con la historia de que no puedo dejar de pensar. El no puedo y el no quiero es lo mismo, se dan la mano. ¿Entonces qué pasa…? Si una persona no quiere, hace lo que le da la gana, y si no quiere, pues no lo hace. Yo creo que está bien claro, más fácil… no nos lo ha puesto Dios. ¿No sabéis que no estáis hechos para poneros enfermos? ¿No sabéis que no estáis hechos para morir...? Estáis creados a imagen y semejanza de vuestro creador. ¡No estáis hechos, no sois imperfectos! Sois perfectos. Pero vosotros queréis ser imperfectos. ¿Entonces qué hacemos...? ¿Os dejamos que estéis imperfectos...? El que tiene hambre va y come, y el que tiene sed va y bebe. Y busca donde haya agua, o comida, pero vosotros se ve que no tenéis necesidad todavía. Cuando venga la necesidad puede que ya sea tarde. Las cosas están a la vuelta de la esquina. Solo hay que tener un poco de paciencia, que la paciencia es la madre de todas las ciencias. El hombre paciente puede conseguir lo que quiera, “pero con los nervios”, no se hace nada. No penséis, si pensáis me apartáis a un lado… Os olvidáis de Mí. Por lo tanto, no penséis, abrir vuestro corazón, ¿por qué hay que abrir el corazón…? Porque en el corazón está Dios, y Yo también. Quien quiera hablar conmigo, quien quiera pedirme, quien quiera hacer lo que tenga que hacer o lo que quiera hacer, si me quiere buscar, me tendrá que buscar en el corazón. Yo no hablo fuera del corazón, Yo hablo dentro del corazón. El que sepa estas cosas comprenderá lo que estoy diciendo. No son palabras, son sentimientos. Y ya sabéis que Yo, siempre, siempre, siempre, voy a estar con todos vosotros, hasta el final de los tiempos.

Anterior inicio Siguiente