ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

El Pensar y el Sentir.




El Pensar y el Sentir.

Las personas no saben que es pensar ni que es sentir. A veces están sintiendo y creen que están pensando y a veces están pensando y creen que están sintiendo. Esto es muy fácil; el corazón no se equivoca jamás, los pensamientos si, más fácil imposible. Si pensáis y veis que el resultado es que ha salido mal, lo cual os da la razón que son pensamientos, pero si las cosas os salen bien y os sentís felices y no hay dudas, es el corazón. Hay una distinción bastante grande. El pensamiento te hace ponerte nervioso, el corazón te tranquiliza y te da paz, ahí está la diferencia. Tu cabeza piensa, tu corazón siente. Ahora, ¿cómo podemos distinguir el pensar del sentir? Muy fácil. Cuando tú piensas, te vienen las dudas, y cuando vienen las dudas, vienen los nervios, y con los nervios ya no se da pie con bola. Eso es el pensar, ahora el sentir; ¿qué es el sentir? El sentir es una cosa que te llena de gozo, te llena de amor, de felicidad, de paz, una cosa que te dice; esto es esto, y eso, es eso.
Todo ser que piensa lo hace todo mal, pero todo ser que siente con su corazón, las cosas le salen bien. Hay una diferencia muy grande en el pensar y en el sentir. No es que dejéis de pensar, si no que vuestros pensamientos no manden en vuestro corazón, si no que vuestro corazón mande sobre vuestros pensamientos. Entonces, la chispa creadora nace, y podréis hacer todo lo que queréis, siempre dentro de lo bueno, claro está. Si piensas, Satanás te va a tentar por los pensamientos. Si te dejas guiar por la gente, Satanás te va a hacer caer por la gente. Si abres tu corazón, todas las puertas se abren y Satanás no puede entrar en el corazón porque no tiene.
El corazón no se puede equivocar. Mucha gente dice; si yo siento, pero no sé cuándo está bien o está mal. El no sé, significa pensar, el me da igual, significa pensar, el no puedo, es sinónimo de no quiero. Esas son las diferencias entre otras, del pensar y del sentir.
No tienes por qué pensar, ni tienes por qué temer, lo que se siente es verdadero, por lo tanto no hay que dejar que los sentimientos sigan sintiendo, “hay que dejarlos qué sientan”, cuanto más sientan, más amor y más felicidad vas a atraer a tu vida, más sabiduría y entendimiento vas a tener. Todo está en el corazón, todo. Entonces, no tienes por qué temer.
La diferencia del corazón al sentir es; que el corazón está tranquilo, te da paz, te da seguridad, y no tiene dudas. Esa es la diferencia, la cabeza tiene dudas, el corazón no, ¡nunca! Si te pones nervioso, si te pones en duda, eso ya no es el corazón.

Anterior inicio Siguente