ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

La Pasión de Cristo.




La Crucifixión de Jesús.

¿Hay personas que lloran sangre? Y si es así ¿cómo pueden llegar a llorar sangre? Porque son mensajeros de Dios y porque han pasado la crucifixión de Jesús, todas las llagas de Jesús... las tienen. Y Jesús lloró sangre por los ojos. Es bueno que recordéis la pasión de Cristo, tanto que dicen muchos: es que estoy sufriendo mucho. Fijaros en la pasión de Cristo, y eso si es sufrir, pero lo sufre con gusto, por toda la Humanidad. No lo sufre por decir: es que estoy sufriendo, y yo no tendría que estar sufriendo... Es distinto. Nosotros con nada ya nos estamos quejando, y Él no levantó ni un grito siquiera, ni cuando le clavaron los clavos, ni cuando lo azotaban, no levantó ni una voz. No dijo ni ¡ay! Nada, aceptó todo el castigo... Con gusto. Si Él no hubiese pasado todo lo que pasó, nadie de los que estamos aquí estaríamos aquí, porque el pensamiento de Dios era destruir a toda la Humanidad, pero Jesús hizo un pacto con su Padre, le dijo que si entregaba su cuerpo salvaría la Humanidad, y el Padre aceptó. Dio su vida por nosotros, dio todo lo que tenía, “y porque no tenía más”, si fuera tenido más, más hubiera entregado. Dio todo lo que tenía por nosotros. ¿Judas llegó realmente a traicionarlo, a venderlo? Había dos Judas, uno era Judas Iscariote y otro Judas Tadeo. Judas Tadeo era primo de Él y era el que no lo negó, ese fue el único que no lo negó, junto con María Magdalena. Pero Judas Iscariote lo vendió, porque era el Demonio disfrazado.
Jesús le dijo a sus Apóstoles: Yo sabía que había un Demonio entre vosotros. Ese Demonio se llama Apopégis y significa el destructor, para que vosotros lo entendáis: Escorpion, el destructor. Es un Demonio en forma de escorpión. Fue el que lo tentó en el desierto y el que lo tentó en el monte de los olivos, de Getsemaní. Lo tentó varias veces pero no pudo con Él ¡porque no llegaba ni a monaguillo!Desde que crucificaron a Cristo, todos los que han venido cómo Él, los han querido crucificar.

Anterior inicio Siguiente