ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Los Demonios.




Los Demonios.

Aquí hay sitios donde los Demonios son de verdad, lo que pasa es que estáis tan ciegos que no los veis, pero están ahí.
Un Ángel vale por mil Demonios, a si es que, que van a hacer los Demonios. Lo único que hacen es chinchar a los humanos para hacerles caer. ¿Y qué consiguen con eso? ¿Es que ellos se van a salvar, los Demonios se van a salvar? Pero si no llegan ni a monaguillos.
Ellos tienen su misión igual que Dios tiene la suya y los Ángeles tienen la suya. No se puede romper el equilibrio, cada cosa tiene que estar en su sitio y en su lugar, igual que el hombre tiene que estar en su sitio y en su lugar, en el lugar que le corresponde. ¿Y no sería más fácil que no hubiese Demonios? No. No sería más fácil, si no hubiese Demonios no existirían los Ángeles. Si no hubiese feos, no existirían los guapos. A veces el mal no es tan malo como lo pintan, algunas veces lo malo intenta achucharte a la fuerza para que te levantes y sigas, pero claro, si no conoces a Dios, como vais a conocer al Diablo.
El Demonio no tiene corazón, lo cual no puede sentir, y si no puede sentir como va a sentir lo que vosotros sentís, es imposible, vosotros le abrís las puertas con los pensamientos. Para Él, es muy fácil entrar en los pensamientos y adivinar todo lo que estáis pensando y a través de los pensamientos saber lo que queréis, porque por el corazón no puede, pero claro, ¿ahora quien es capaz de poner eso en práctica…? Se necesita un poco de paciencia.
Satanás siempre culpa a Dios, porque las personas siempre dicen; que castigo me ha mandado Dios, ¿pero cómo me ha mandado Dios este castigo? ¿Por qué no dicen?; Que castigo me ha mandado el Demonio. Ho; nos lo hemos buscado nosotros mismos. Eso no lo dicen, la soberbia no lo acepta, hay muy pocas personas que acepten que el castigo se lo han buscado ellos. Siempre se le culpa a Dios, o casi siempre. Es más fácil culpar a Dios que al Demonio.
“Las oraciones de los Ángeles”, para cada día de la semana, están escritas y hechas, para que la gente se pueda defender “cada día”, de las influencias negativas de los Demonios, porque los Demonios no se ven, las personas no tienen capacidad para verlos, algunas sí, pero otras no, la mayoría no tienen capacidad para verlos, los Demonios andan entre ellos como si fueran Pedro por su casa. Pero claro, como no los ven, no pueden saber cómo son, ni pueden defenderse. Solamente sienten las influencias del mal, lo que les viene.

Lo malo tiene que tirar a rajatabla por donde sea, por el hueco, por lo recovecos, por las grietas, por donde sea se mete, lleva ya miles de años así, Oséa que no creas tú, que también tiene trabajo sin descanso, y no es bueno quedarse atrás y caer, porque el caer significa que ya no vuelves, y si no vuelves… Eso es un mal negocio. Satanás está reinando en la tierra, y sus Ángeles Apostatas están encarcelando a muchos de vosotros.
Cuando un Demonio te quiera tentar, te quiera hacer caer, le tienes que decir que se vaya al Infierno. Le dices; “Satanás, vete al Infierno”. “Pero que se lo digas en la cara”, y verás cómo tiene que acachar la cabeza, “y cuanta más gente haya, mejor, y más fuerte tienes que decirlo”, para que no te haga más daño.
A un Ángel y a un Demonio no se pueden tener, - las dos cosas a la vez -. Tienes que tener uno u otro, a si es que tú tienes que escoger. “Pero las dos cosas es muy peligroso…” te lo digo por experiencia. Es muy peligroso tener a un Demonio y a un Ángel, los dos a la vez, es como una bomba de relojería, igual. Puede estallar en cualquier momento.
Si tú quieres, estoy Yo, y si tú quieres que esté el otro, está el otro. Y así de fácil. Pero eso de que; “no me dejes”. Eso no es verdad, “eso depende de cada uno”, cada uno tiene sus Demonios y sus Ángeles, cada uno escoge lo que quiere. Y ya que me has buscado y me has encontrado, yo que tú, ya que tienes a un Ángel de la Guarda, consultaría todas las cosas. Porque lo malo se disfraza, y cuando lo malo quiere algo, te lo da. ¿Pero sabes cómo funciona...? Cuando llega el momento escoge a varias personas y dice: éste… me hace falta, éste también, éste no, lo quita del medio. Éste me hace media falta, le vamos a dar un poco de sufrimiento. Así funciona eso. Oséa, que te da las cosas como si fueran buenas, pero cuando pasa la factura, es cuando viene lo malo.
Muchas personas blasfeman contra el Demonio y lo maldicen, y no se dan cuenta que es eso lo que a Él le gusta, eso, y es lo que quiere, y de esa manera no. ¿Tú sabes lo que le hago Yo a mi hermano, el renegado, el revoltoso…? ¿A mi hermano el travieso…? Lo cojo y le doy un beso. Y se queda sin fuerzas, y sale corriendo y se va llorando. En vez de decirle eso que tú dices… No. Eso es lo que el Demonio quiere, que le digas tacos, que le digas eso. Eso es lo que Él quiere. Si eso es lo que le gusta a Él, que lo maldigas, que le digas cosas malas, que le digas tacos, eso es lo que Él quiere. Se hace más fuerte. Ahora, si tú coges y le dices; yo pido a Dios por ti, porque cambies. Eso lo destroza.
No os llevéis por las gentes, porque Satanás se disfraza de gentes. Puede disfrazarse de casi todo lo que quiera, entonces, debéis abrir el corazón, para poder sacar donde está, y si abrís el corazón, entonces no podrá haceros nada malo, porque en el corazón está Dios y estoy Yo, y Yo siempre, siempre, siempre, voy a estar con todos vosotros, hasta el final de los tiempos. Y por mucho malo que están haciendo los Demonios, no va a conseguir, porque lo bueno va a vencer, siempre ha vencido, lo bueno siempre ha vencido, porque cada Ángel vale por mil Demonios, y Yo ya tengo la batalla ganada, gracias a Dios y a vosotros.
Desde hace muchos años que estoy viniendo, y desde el primer día, el Padre eterno me dijo: Custodio, diles a mis hijos que les mando un mandamiento nuevo; diles que no piensen, que no se dejen llevar por las gentes, que abran su corazón, porque en el corazón de los humanos estoy Yo, y está mi Hijo. ¿Tú no has visto en las imágenes de Jesús, donde tiene la mano siempre puesta…? En su corazón, muchas veces tiene las dos, para decirnos, indicarnos; que estoy aquí, que el secreto está aquí. – en el corazón. – no está aquí. – en la cabeza. – está aquí. – en el corazón. – pero vosotros no hacéis caso, vosotros anuláis el corazón, lo cerráis con siete llaves y media, y abrís vuestros pensamientos, y en los pensamientos sí puede entrar el Demonio, en el corazón no. ¿Sabes por qué está prohibido que Satanás entre en el corazón…? Porque no tiene corazón, por eso no puede entrar. El Demonio no tiene corazón, le fue arrancado el primer día en que lo bajaron abajo, por eso no puede entrar en el corazón, está prohibido. Él lo que más teme es al corazón.

Anterior inicio Siguente