ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Los Sacerdotes.




Los Sacerdotes.

Si encontráis un sacerdote bueno, no cambiéis de sacerdote, porque sacerdotes hay buenos y hay malos, y si encuentras uno bueno es mejor quedarse con el bueno, porque los otros sabrá Dios como son. Si después de confesarte te sientes igual, quiere decir que ahí faya algo. Sería un sacerdote que no sería muy bueno, “porque hay algunos sacerdotes que están contaminados también”. Los malos no te pueden quitar los pecados, si ellos los tienen, no pueden quitártelos. Si hay un sacerdote que está contaminado y está pecando, entonces él no puede quitártelos, “si está pecando”, ha perdido lo de sacerdote, la categoría de sacerdote la ha perdido, entonces, es como si fuera un hombre normal ya no es un sacerdote, por lo tanto ya no tiene potestad para quitarte los pecados. Hay que buscar un sacerdote bueno, los malos ya no sirven. ¿Y cómo se sabe cómo un sacerdote es bueno y otro malo? Pues, sintiendo cuando te confiesas, cuando hace una Misa, ahí se siente si el sacerdote es bueno o es malo. Si te has confesado con un sacerdote malo, confiésate otra vez con otro sacerdote bueno y te sentirás mejor.
Encontrar un buen sacerdote es muy difícil hoy en día. Los sacerdotes están divididos igual que los obispos y los cardenales, están divididos. Los buenos están con los buenos y los malos con los malos, y a la vez los malos están contra los buenos y los buenos contra los malos. Llegará un día en el que la iglesia perderá su poder, y cuando eso pase, habrán pasado muchas catástrofes, muchas calamidades y muchas cosas de las que conocéis serán destruidas. ¿Qué hay que hacer? Pues, encontrar a un sacerdote bueno y seguir con él hasta el final, y si ese sacerdote bueno se convierte en malo, tendréis que buscar uno bueno, aunque al final será muy difícil encontrarlo. Es una pena pero… Está escrito.
Hay muchos sacerdotes corrompidos y hay pocos sacerdotes buenos. Los sacerdotes que hacen la Misa con el pan y el vino, “esos son los buenos”. Recordar que en eso conoceréis que son los verdaderos sacerdotes y que desgraciadamente es verdad. Pero que vamos hacer, esos pocos había que cuidarlos, “porque cuando llegue el momento no habrá ni esos”. ¿Y cómo vais a tomar la comunión, cómo vais a confesaros? ¡Ay Dios mío, lo que os espera! No sabéis lo que os espera.
Los curas saben toda la verdad, pero no todos, algunos. Y están atentos por si alguien quiere destapar algo, taparlo, si no se les desmonta todo lo que tienen montado. Tienes que tener en cuenta que dentro de los curas, de los sacerdotes, “hay muchas ramas”, están los Legionarios de Cristo, los Franciscanos, están las Monjas. Pero los peligrosos están más altos de todo eso. Son algunos de los que están en Roma. Es cómo dentro de la medicina, habrá médicos que sean buenos y médicos que sean malos, pues dentro de la Iglesia es igual. Y lo que esconden, es tan grande, que podría destruir a toda la Iglesia entera.
Los curas de hoy en día no quieren ni bendecir el agua. Hay algunos curas que no quieren ni bendecir el agua, ni dar el agua: Se está cumpliendo la profecía. Se pondrán en contra sacerdotes contra sacerdotes, y obispos contra obispos y cardenales contra cardenales, maquinando cosas malvadas contra la Humanidad. Pero algún día, cuando el Hijo de Dios venga en su segunda venida, todo lo malo será destruido, y Satanás será encarcelado por otros dos mil años. Pero Yo antes le voy a pegar una patada en las espinillas, para que se acuerde de Mí.
¿Por qué la Iglesia ha tomado la postura de no decir la verdad, y ocultarlo todo? Porque la Iglesia es la ramera, donde se asienta Lilís. Lilís es la Reina de los Demonios. Los sacerdotes están cometiendo adulterio cada día, “muchos”. Y hay muchos que llevan a la perdición a muchas almas, y cada vez hay más homosexuales en la Iglesia.

Anterior inicio Siguente