ingles Contacto Aviso legal Mapa del sitio Sobre nosotros Vídeo "El Linaje Prohibido"

Estamos en los Últimos Tiempos.




Estamos en los Últimos Tiempos.

Ya estáis en los últimos tiempos, si no hacéis caso de los mensajes si no hacéis caso de los Mandamientos, Yo abandonare esta tierra, y Dios también, y Sodoma y Gomorra serán mejor tratadas que esta tierra, a la que Iahvé nuestro Dios ha centrado su mirada.
Este es el mensaje que el Padre Eterno da: si no cambiáis, si no os arrepentís de vuestros pecados y cambiáis vuestras malas costumbres por los Mandamientos, la Humanidad entera se verá bajo tierra.
Pero aquellos que aman a Dios y cumplen sus Mandamientos, serán bendecidos por Dios, y nada ni nadie les podrá hacer daño.
No es tan fácil cambiar los malos hábitos por los buenos, pero cumpliendo los Mandamientos se consigue todo.
Todos los de vosotros que cumplan los Mandamientos estarán libres de pecado, pero los que no los cumplan, el castigo vendrá. Pero vendrá como un ladrón en la noche, sin que ninguno de vosotros lo espere y lo vea. A si es que en vosotros está la solución y la salvación.
Es posible que dentro de un tiempo esto se vaya olvidando, pero os digo que el día de la oscuridad vendrá sin que lo esperéis, y muchos de vosotros querrán venir a Mí, y ya no podréis. A si es que ésta es una oportunidad para el que la quiera coger.
A vosotros os toca cambiar o seguir como estáis, pero recordar que cuando vengan los días de oscuridad, el miedo se apoderara de vosotros, no sabréis que hacer ni a donde ir, y entonces no tendréis más remedio que pedirle a Dios, pero no como le pedís ahora, sino con el corazón sincero, y no os va a escuchar.
He dado la solución al problema que tenéis, no es difícil, Yo no quiero nada para Mí, todo es para vosotros, lo único que Yo gano es mi paz, mi Gloria y mi felicidad. No me tenéis que pagar nada por esto, Yo lo hago muy gustoso, y por vosotros y para vosotros.Ahora a vosotros os toca cambiar o no cambiar. Recordaros que se puede cambiar el rumbo de las cosas con peticiones sinceras, con oraciones, con pequeños sacrificios y sobre todo visitar el Santísimo, que es donde está el Señor esperando con los brazos abiertos. Ya no lo hagáis por el cura, hay curas buenos y curas malos. Si los curas están ahí es porque Dios quiere que estén.

Anterior inicio Siguente